Edulcorantes: verdades, mentiras y falsos mitos sobre estos sustitutivos del azúcar

¿Cuáles son sus ventajas e inconvenientes?, ¿cuál es la cantidad diaria máxima recomendada?, ¿qué tipos existen?...

por hola.com

La cada vez más acusada preocupación por la línea y por seguir una dieta sana y equilibrada ha hecho que en los mercados contemos con una amplísima gama de productos bajos en azúcares, eso sí, sin perder su dulzor. La solución: los distintos edulcorantes existentes hoy día, entre los que destaca la sacarina, y sobre los que circulan ciertos ‘mitos’ no siempre ciertos. Tal vez por ello convenga aclarar ciertos aspectos relativos a estos sustitutivos del azúcar:

  • Es cierto que aportan muy pocas calorías o, según el tipo de edulcorante, ninguna. Así, ayudan a perder peso, mantenerlo y controlar el consumo de azúcar o hidratos de carbono.
  • Otra de sus ventajas es que, a diferencia del azúcar, no provocan caries y resultan una magnífica alternativa para las personas con diabetes.
  • Existen dos tipos principales:
    -Los edulcorantes intensos (entre los que se encuentran la popular sacarina). Suelen usarse como edulcorantes de mesa y son tan dulces que sólo se requiere una cantidad minúscula.
    -Los edulcorantes 'de carga' (sorbitol, manitol, isomaltosa...) útiles, por ejemplo, para preparar productos de panadería o bollería bajos en calorías.
  • La legislación especifica qué edulcorantes pueden agregarse a los alimentos y en qué cantidades (todos los presentes en los alimentos y bebidas comercializados en la UE han sido sometidos a rigurosas pruebas científicas por lo que, si se utilizan con sensatez, resultan totalmente seguros para la salud).
  • La Ingesta Diaria Admisible (IDA) en el caso de la sacarina es de 2,5 mg por kilo de peso al día, lo cual se traduce en 175 mg para una persona adulta de 70 Kg.
  • Para asegurar que los consumidores sepan qué edulcorantes se utilizaron en los diferentes productos alimenticios, estos deben estar etiquetados en una manera determinada. Por ejemplo, los edulcorantes de mesa, que se venden directamente al consumidor, deben llevar en la etiqueta la mención ‘edulcorante de mesa a base de…’ seguida del nombre del edulcorante empleado.
  • Es importante recordar que el hecho de que los edulcorantes prácticamente no contengan calorías no significa que su consumo conlleve automáticamente una pérdida de peso. Éste sólo se producirá si se reduce el consumo global de calorías.

 

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie