Patatas con chorizo: la receta definitiva que siempre sale bien

Patatas con chorizo: la receta definitiva que siempre sale bien

Un plato delicioso, económico, fácil de preparar y perfecto para combatir las bajas temperaturas… ¿se puede pedir más?

Por

Da igual a qué gran chef le preguntemos. Da igual si dedica su vida a diseñar los platos más creativos o a investigar las técnicas culinarias más vanguardistas. Cuando una estrella del fogón es preguntada por su plato favorito (aquello de “si tuvieras que elegir tu última comida en la Tierra”…), existe una enorme probabilidad de que la repuesta no tenga absolutamente nada que ver con esferificaciones, espumas o deconstrucciones. 'Huevos fritos con pimientos', contesta siempre el veterano Juan Mari Arzak. Joan Roca alude a su especial predilección por la Escudella y carn d’olla o el Arroz a la cazuela que prepara su madre (la también cocinera Montserrat Fontané), mientras que los hermanos Torres ‘mueren de amor’ por los canelones que cocinaba su abuela Catalina, o José Andrés prefiere “el gazpacho para el verano y las lentejas con chorizo para el invierno”… Recetas tradicionales, a menudo con orígenes humildes y vinculadas muchas veces a recuerdos familiares, que terminan convirtiéndose en nuestras preferidas, y entre las que bien podría figurar también el plato que hoy nos ocupa: las ricas patatas con chorizo.

Lee también: La vuelta a Europa en seis guarniciones de patata

Como ocurre casi siempre en este tipo de recetas clásicas y populares, no hay un solo modo de elaborarlas. Quizá las más famosas de nuestro recetario sean las Patatas a la riojana, pero podemos decir que casi hay tantas versiones a la hora de hacer un guiso de este tipo como cocineros lo preparen: puede variar el tipo de chorizo elegido, la cantidad y variedad de verduras; el grado de picante; el espesor de la salsa…

Interpretaciones de una misma receta, que pueden gustarnos más o menos. Lo que sí te podemos asegurar sin miedo a equivocarnos, es que la versión que hoy queremos mostraros es de las más ricas que hemos probado en ¡Hola! Cocina y que siempre sale bien. Clásica, sencilla y con muchísimo sabor. Pero antes del paso a paso, vamos primero con algunos tips a tener en cuenta:

Patatas: chascar, no cortar

Una de las cuestiones fundamentales a la hora de hacer este plato es que, para conseguir un resultado 'de diez', deberemos chascar las patatas en lugar de cortarlas. La técnica consiste en hundir la hoja de cuchillo en la patata más o menos hasta la mitad del cacho que queremos cortar, y después girar la muñeca hacia dentro para arrancar el resto (es decir, no cortar cada cacho hasta el final, sino comenzar cortando y terminar arrancando). Este proceso, habitual en la mayor parte de guisos de patata, es importante porque, de esta manera, el tubérculo soltará más almidón a medida que se va cocinando, lo cual favorecerá que la salsa quede más ligada y espesita. 

Más o menos picante: de ti depende

En este plato podemos incluir el grado de picante que prefiramos en función de nuestros gustos. Y para ello podemos jugar con distintos elementos: optar por un tipo de chorizo que pique un poquito; podemos también sustituir el pimentón dulce por picante; emplear un número mayor de cayenas… Otra manera de aportar un toque picante suave consiste en presentar las patatas acompañadas por una piparras (guindillas tiernas y frescas muy usadas en la gastronomía vasca, que podemos adquirir en botes de conserva en prácticamente cualquier mercado).

¿Y si no encuentro pimientos choriceros?

Aunque su consumo está extendido en todo el país, el pimiento choricero es especialmente utilizado en los fogones del norte de la península para un gran abanico de platos. Imprescindible, por ejemplo, en recetas como el tradicional Bacalao a la vizcaína o, sin ir más lejos, las Patatas a la riojana. Es una variedad de pimiento que se conserva en seco (no confundir con otros pimientos secos como la ñora porque sus usos no son equivalentes) que después se rehidrata para obtener su rica carne interior. No es difícil encontrarlos, pero recuerda que si no los tienes a tu alcance -o, simplemente, quieres una versión de las patatas un poco más exprés- el mercado nos ofrece carne de pimiento choricero ya envasada que resulta una gran alternativa.

Y ahora ya sí, vamos con el paso a paso de nuestras patatas con chorizo. Para acceder al modo de elaboración, tan sencillo como hacer click en la imagen inferior:

Paso a paso: Guiso de patatas con chorizo

VER RECETA

Lee también: Guisos de patata que triunfaron en 2021 en ¡Hola! Cocina

Este y muchos más trucos y recetas top, en tu mail cada semana si te suscribes a nuestra newsletter de COCINA aquí.