Un vino sin azúcar que, sí, es vino y sabe a vino

Un vino sin azúcar que, sí, es vino y sabe a vino

Brindar y disfrutar de una copa de vino al final del día dejará de ser un dilema. Sus calorías disminuyen, pero el sabor y el aroma se mantienen

Por

La palabra ‘zero’ fue, en el inicio de los tiempos, un adjetivo que empezamos a escuchar y leer en algunas latas de refrescos para confirmar que no llevaban azúcar. Pero, ¿eso no eran los productos light? No, no del todo. Los productos light, en realidad, cambiaban el azúcar propiamente dicho por alguna de sus variantes químicas menos calóricas -como son la glucosa, fructosa o maltosa-, pero, al fin y al cabo, endulzantes. De ahí, las bebidas ‘zero’ (y después, una larga lista de productos). La diferencia fundamental era (y es) que, en el caso de los productos ‘zero’, no se le añaden otros azúcares que los ya presentes en los ingredientes utilizados para su elaboración. Eso sí, te lo tienes que creer. Y, con este vino, PURE The Winery, lo hemos probado e investigado y sí, nos lo creemos al 100%.

¿Cómo se consigue un vino ‘zero azúcar’?

En primer lugar, las uvas de las que se obtiene no son cualquier uva, sino aquellas que nacen y se cultivan en Calamandra, una idílica región italiana del Piamonte, en un viñedo antiguo, pero cuidado con las siguientes variedades:

  • Merlot y Barbera para el vino tinto.
  • Chardonnay y Sauvignon Blanc para el vino blanco.
  • Chardonnay y Pinot Meunier para el vino espumoso blanco.
  • Chardonay, Pinot Meunier y Pinot Noir para el vino espumoso tinto.

Cuatro variedades que se vendimian en el momento exacto de maduración, ese en el que el azúcar fermentable que producen de manera natural las uvas se encuentra en la superficie y los azúcares no fermentables aún no han tenido tiempo de desarrollarse; que es lo que queremos. En el momento de fermentado, se suman un conjunto de levaduras que no solo convierten todos esos azúcares naturales que sí tenemos en alcohol, sino que también aportan un gran aroma. Como nos cuenta Yamila Ale, Directora General de PURE The Winery en España: “realizamos un proceso de fermentación único a partir de uvas con unas características de pureza particulares que logra que el azúcar se metabolice para convertirse en alcohol. Gracias a esta técnica, el vino mantiene 10,5% Vol de graduación y pierde todo el azúcar”.

Un vino que, además, es vegano

Sí, e insistimos, sabe a vino y está rico. Porque, además de ser el primer vino ‘zero azúcar’ del mercado, también es uno de los cada vez más numerosos vinos veganos que eliminan todo producto de origen animal en su proceso de elaboración. Así, el doble dilema de si tomarse una copa de vino o no desaparece, en el caso de los que no quieren sumar demasiadas calorías a su dieta, y de los que siguiendo su filosofía vegetariana y vegana, ya se privan de muchas otras cosas. Además su graduación, aunque similar a los vinos convencionales, es algo más baja 10,5%. Simplemente tienes que relajarte y disfrutar. 

Su gama abarca desde un vino tinto elaborado con Barbera y Merlot perfecto para cualquier ocasión; un blanco elegante y fresco elaborado con Chardonnay y Sauvignon Blanc; un rosado espumoso de finas burbujas ensamblado con Chardonnay, Pinot Meunier y Pinot Noir y se completa con un espumoso blanco muy especial elaborado con Chardonnay y Pinot Meunier. Así que no hay excusa para poder disfrutar de un vino sin azúcar, vegano, con menos graduación alcohólica y, además, rico.