Los 5 errores más comunes a la hora de preparar un ‘Gin tonic’

Los 5 errores más comunes a la hora de preparar un ‘Gin tonic’

¿Qué tipo de hielo se debe utilizar?, ¿qué proporciones emplear para que quede equilibrado?, ¿qué tipo de copa es la más adecuada…? Estos son los mejores trucos para preparar el 'gin tonic' perfecto

Por

Más allá de tendencias que vienen y van, el Gin tonic llegó para quedarse y sigue siendo uno de los reyes indiscutibles cuando tenemos que preparanos una copa en casa o cuando podemos disfrutar de una buena terraza en verano. Sin embargo, por desgracia, no siempre nos encontramos frente a un Gin tonic correctamente preparado. Por eso queremos, para celebrar el Día Internacional de la ginebra queremos, darte una serie de consejos para que evites los errores más comunes a la hora de preparar este trago clásico de origen inglés.

En ocasiones hemos convertido la preparación de este combinado en un 'delirio'. Pero más allá de los 'disparates' perpetrados con cierta frecuencia contra esta bebida, sí es cierto que un gin tonic es algo más que mezclar ginebra con tónica. Así, seguir una serie de pautas básicas harán de este combinado el más apetecible de los tragos, mientras que el no cumplimiento de otras podrá arruinar hasta la mejor de las ginebras. Toma nota de estos trucos porque, si alguna vez ha habido una ocasión para tomarse una copa...es esta. Nos la merecemos, y lo sabes.

VER GALERÍA

Leer: Recetas de cócteles

1. Un mal vaso, un mal gin tonic

La ginebra es un destilado aromático y buena parte de su éxito reside en que pueda expandirse junto a la tónica para ofrecer sus mejores matices gustativos y aromáticos. Hace dos décadas en España se usaba el vaso de tubo para los combinados. En un vaso estrecho la ginebra no es capaz de abrirse y mostrar todas sus posibilidades. ¿La mejor opción?: la copa de balón o, en su defecto, un vaso ancho, de los de sidra.

2. Nunca caliente, por favor

Aunque es recomendable que la ginebra esté fría, esto no es esencial. Pero sí es importante es que el vaso coja frío al añadir el hielo. La clave está en que el gin tonic se mantenga el máximo tiempo a la menor temperatura posible. Se deben dejar los cubitos en la copa al menos unos minutos y escurrir el agua sobrante antes de servir la ginebra y los botánicos. Si además podemos tener la tónica bien fría, el resultado es infinitamente mejor.

3. Imprescindible: hielo compacto y de calidad

En ocasiones hay bebedores de gin tonic que despliegan una gran parafernalia respecto a la calidad ‘ultrapremium’ de la ginebra y la tónica, sublimes cáscaras de cítricos, botánicos selectos y copas de cristal fino. Pero para alcanzar la excelencia resulta fundamental contar con un hielo de calidad. Es preferible el cubito compacto y macizo, ya que mantendrá el frío durante más tiempo sin deshacerse. Además, el hielo será de agua de calidad, no del grifo ya que el cloro puede ‘matar’ el sabor del combinado. A veces los hielos que podamos conseguir en casa, en nuestro congelador, no estarán a la altura de nuestro gin tonic.

4. No todas las ginebras son iguales

Cada ginebra está formada por botánicos diferentes que le confieren sabores y aromas característicos. Por ejemplo, hay ginebras con un marcado sabor a enebro, mientras que hay otras que gozan de un toque mediterráneo con aroma a lavanda y tomillo. Otras tienen más marcados los cítricos. Aquí entra el gusto de cada uno pero nuestra recomendación es que en caso de duda, siempre apostar por las ginebras más cítricas.

La ginebra, en su justa medida. El gin tonic ‘perfecto’ debe contar con un equilibrio entre la cantidad de ginebra y la de tónica. Así, se recomienda una parte de ginebra por dos partes y media de tónica. Después, mezclar ligeramente con cucharilla de cóctel. De nada servirá 'cargar' el gin tonic de ginebra, no disfrutarás de la misma manera y estropearás tu combinado.

5. Aderezos sin pasarse

Aunque a veces hemos preparado un gin tonic con más ingredientes que una ensalada, lo ideal es utilizar la corteza o la piel de un limón, lima,naranaja o pomelo, lo que se conoce como 'twist'. Se liberarán los aceites esenciales y el delicioso aroma de la fruta y aromarizarán nuestro gin tonic correctamente. 

Leer: Todo lo que necesitas para preparar cócteles en casa

Leer: Estas son las cinco mujeres que agitan (como nadie) el mundo de la coctelería

Este y muchos más trucos y recetas top, en tu mail cada semana si te suscribes a nuestra newsletter de COCINA aquí.