En vacaciones: ¿Cómo acertar a la hora de elegir un restaurante y no llevarte sorpresas inesperadas?

En vacaciones: ¿Cómo acertar a la hora de elegir un restaurante y no llevarte sorpresas inesperadas?

Te damos algunas claves para que las experiencias ‘gastro’ en tu destino vacacional no se conviertan en un fiasco

Por

Seguro que la situación te suena: estás de vacaciones, eliges un restaurante para disfrutar de una agradable comida o cena con los tuyos y, al final, termina resultando desastrosa o, cuando menos, no cumpliendo las expectativas previstas. Una cuenta más elevada de lo esperado, una relación calidad/precio insatisfactoria, platos mal presentados, con un sabor muy pobre o directamente malo…

Es cierto que no hay una fórmula que nos asegure al cien por cien el éxito a la hora de elegir un restaurante si es la primera vez que lo visitamos. Sin embargo, sí que existen algunas claves que nos ayudarán a que las probabilidades de ‘salir airosos’ sean mayores. Estas son algunas de las recomendaciones que en este sentido nos proponen desde la consultora ‘Linkers’, especializada en la gestión de negocios de hostelería:

VER GALERÍA

La ubicación del restaurante no define la calidad

Un restaurante en la avenida principal del destino escogido para el veraneo seguramente tenga unos precios más elevados que el de las calles paralelas. Esto no significa que sea mejor ni peor restaurante, simplemente que su alquiler probablemente sea más elevado y, por ello, deba ‘recargar’ ligeramente los precios. La comodidad de estar en la calle principal se paga, un factor que se debe tener en cuenta antes de sentarse a la mesa.

Opiniones online: sí, pero con cautela

Los sitios web donde los viajeros escriben sus opiniones y valoraciones sobre los distintos restaurantes pueden ser muy útiles. Pero, cuidado, porque en algunos casos estas valoraciones pueden no ser del todo desinteresadas. No es fácil detectarlas pero sí hay algunos indicios. Por ejemplo, siempre que veamos una opinión de un usuario en cuyo perfil se refleje que únicamente ha publicado dicha valoración –y encima es muy positiva- hay probabilidades de que ésta se haya escrito con el único objetivo de mejorar la reputación del lugar. ¿Lo aconsejable? seguir ‘buceando’ en busca de impresiones alternativas para contrastar, y confiar especialmente en usuarios de relevancia en los websites de opiniones. Además, es necesario tener en mente el momento en que se ha realizado la visita reseñada o recomendada, ya que este tipo de establecimientos pueden cambiar con frecuencia de propiedad.

Cuidado con las ‘fotografías-reclamo’

Si no queremos llevarnos sorpresas sobre la realidad de la comida solicitada, es aconsejable pasarse antes por el restaurante, ya sea por la terraza o por la barra, y comprobar que la realidad de los platos y de las fotografías es la misma (hay fotos muy apetecibles que, a veces, no se corresponden con lo que después aparece en la mesa). Ver desde la distancia los platos que se sirven a los comensales, e incluso sus reacciones, pueden ayudar a esquivar alguna que otra decepción.

La especialización de la cocina mejora las posibilidades de éxito

Si nos apetece una buena paella busquemos un establecimiento que tenga como referencia esta receta; si queremos una buen asado, busquemos un restaurante con este plato como estandarte. A veces los turistas son proclives a buscar establecimientos de ‘todo un poco’, y es importante destacar que este tipo de locales –especialmente presentes en la costa española- difícilmente mantendrán la calidad en la totalidad de la carta cuando maneja diferentes estilos de cocina. Pensemos previamente qué nos apetece y busquemos un lugar adecuado para solicitar ese plato o estilo que queremos degustar.

VER GALERÍA

La fórmula ‘calidad de cocina+vistas al mar + profesionalidad’ se paga.

Los viajeros que eligen la costa como destino tienen claro que una actividad obligada es la comida o cena junto al mar. Se puede escoger un discreto chiringuito donde degustar las típicas tapas o comida informal, pero es necesario que las expectativas se ajusten a la realidad: son establecimientos económicos, eventuales y con personal temporal, por lo que habrá un reflejo de ello en el servicio.

Por otro lado, un servicio costero profesional y eficiente, lógicamente, hará que la cuenta aumente. Este tipo de establecimientos ofrecen una buena gastronomía en un entorno privilegiado con un servicio acorde a estas premisas. En resumen, hay oferta y variedad para ambas experiencias, pero tengamos claro que la calidad de la cocina y un buen servicio se paga, y al lado del mar, más aún.

Apostar por la cocina local, una gran alternativa

Es aconsejable aprovechar las vacaciones para entrar en contacto con la cultura gastronómica autóctona y salir de la rutina alimentaria que el trabajo impone el resto del año. La cocina local es la fortaleza de la mayoría de los establecimientos de las zonas turísticas. Además, este tipo de locales suelen reclutar como personal de apoyo cocineros y cocineras locales, por lo que la elaboración de platos tradicionales se refuerza y encontraremos algo muy valorado: producto fresco de proximidad.

Este y muchos más trucos y recetas top, en tu mail cada semana si te suscribes a nuestra newsletter de COCINA aquí.