Con frutas, verduras, como aperitivo, en ensalada... ¡disfruta del queso parmesano!

Más allá de su uso como acompañante para los platos de pasta, este queso tiene otras muchas posibilidades culinarias igualmente sabrosas. ¡Te damos algunas pistas!

por hola.com

En las tierras situadas entre el Po y los Apeninos, con un origen antiquísimo que se remonta a la Edad Media, nace el ‘Parmiggiano-Reggiano’, máxima expresión del queso parmesano. Esta delicia ‘gourmet’ de grandes dimensiones y larga maduración (mínimo 12 meses) es elaborado con leche cruda y sin ningún tipo de aditivos.

VER GALERÍA

Un queso cuya fama ha traspasado las fronteras italianas para convertirse en uno de los más apreciados por el consumidor. Así, es más que habitual rallar un pedacito de dicho queso para dar el toque final a un plato de pasta. Sin embargo, sus posibilidades en cocina van mucho más allá. He aquí algunas pistas:

COMO APERITIVO
Un Parmigiano-Reggiano de primera maduración (12 meses) puede degustarse en escamas con trocitos de verduras frescas como el apio y los tomates cherry. Para contrastar con su delicado gusto puede combinarse con una mostaza no demasiado picante. Todo ello puede acompañarse de vinos blancos secos.

CON CARNES Y PESCADOS
Los parmesanos que tienen una maduración larga (entre 24 y 28 meses) pueden utilizarse para enriquecer los sabores en la preparación de los segundos platos. Puede servirse en escamas sobre un carpaccio de carne o de pescado, o sobre un roastbeef con un chorrito de aceite de oliva virgen extra. Como acompañamiento, pueden servirse vinos tintos más o menos estructurados.

VER GALERÍA

CON VERDURAS
Combina bien con las ensaladas de verduras frescas aliñadas con un chorro de aceite de oliva virgen extra. Es un ingrediente que da muy buenos resultados también con los pasteles de verdura al horno. Además, puede emplearse en diversas preparaciones tradicionales como por ejemplo la ‘Pamigiana de berejenas’.

CON FRUTA
Los parmesanos de primera maduración pueden tomarse con fruta fresca, por ejemplo, con manzanas o peras. Los parmesanos más maduros resultan ideales como acompañamiento para frutos secos (nueces, avellanas, higos...) y es realmente magnífico con ciruelas pasas.

VER GALERÍA

CON VINAGRE
Una escama de parmesano maduro resulta extraordinaria servida con algunas gotas de vinagre balsámico tradicional de Módena. ¡Haz la prueba!

SOBRE SU CONSERVACIÓN

  • Envuelto al vacío puede conservarse varios meses en la nevera.
  • Si lo compras en porciones sin envoltura previa (o después de que se hayan abierto los envases al vacío), deberá conservarse en la nevera, a una temperatura aproximada de 4ºC bien envuelto el film de plástico.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie