Cocina de verano: dos ideas para preparar un ajoblanco muy sabroso y refrescante

Te proponemos dos maneras para elaborar esta receta propia del sur de España, ideal para los días de más calor

by hola.com

Al igual que ocurre con otros muchos productos y platos del recetario español (la paella, las patatas a la importancia, la Torta del Casar, etc) el ajoblanco tiene un origen humilde. Y es que, aunque el plato que hoy nos ocupa es actualmente ingrediente para no pocas recetas de la cocina más vanguardista, fue en realidad la necesidad de aprovechar el pan del día anterior una de las causantes de su ‘nacimiento’.

En realidad, el ajoblanco no es más que una variante del tradicional gazpacho. Tienen en común algunos ingredientes básicos como el aceite y el ajo, a los que en este caso se suman las ricas almendras. Una sopa fría típica de Extremadura y, sobre todo, Andalucía, que hoy te enseñamos a preparar en dos versiones: la primera, a la manera más tradicional; y una segunda variante más sofisticada en forma de ligera espuma (pulsa sobre las imágenes para acceder al modo de elaboración):

VER RECETA
Ajoblanco tradicional

VER RECETA
Espuma de ajoblanco

 


Más sobre: