¿Cómo puedo conseguir que la carne y el pescado duren más tiempo frescos?

Te mostramos algunos trucos muy elementales para conservar estos alimentos durante más tiempo

por hola.com

En esta sección hemos tratado en más de una ocasión un tema fundamental que tiene que ver con la correcta conservación de los alimentos: cómo hay que colocarlos en la nevera para que duren más tiempo en perfecto estado.
En esta ocasión nos vamos a centrar en dos productos tan concretos como la carne y el pescado, que requieren unas condiciones de conservación específicas para evitar la aparición de patógenos, que surgen si no se mantienen a temperaturas ideales. Y es que la carne y el pescado son dos alimentos frescos perecederos, sobre todo el pescado, con los que hay que tener máximo cuidado.
Vamos a ver cómo contar con un buen frigorífico es fundamental para conseguir nuestro objetivo, y en este sentido, las grandes firmas de electrodomésticos, como Bosch, ofrecen asombrosos avances tecnológicos destinados a conseguir una perfecta conservación. Pero también es bueno que conozcas una serie de trucos para que logres que tus alimentos estén siempre frescos y en perfectas condiciones por más tiempo.



La primera recomendación que te damos es que lo metas en la nevera enseguida para que recuperen en el menor tiempo posible la temperatura adecuada de conservación. Además, has de almacenarlos en la parte inferior del frigorífico para evitar que gotee a otros alimentos. Separa unos de otros y del resto de los alimentos con papel de aluminio o film transparente.
Un buen hábito a tener en cuenta es sacar la carne o el pescado del envase inicial nada más llegar a casa de la compra; hacer paquetes y meterlos en el frigorífico – o en el congelador si sabes que lo vas a consumir a largo plazo-. La temperatura ideal para conservar estos productos se aproxima a los 0ºC.

La carne y el pescado que se comercializa en bandejas también requieren bajas temperaturas. Pero suele ‘aguantar’ más tiempo en buen estado: hasta cuatro días más que las vendidas ‘a granel’. Ten en cuenta que este tipo de presentación impide que la carne absorba o desprenda olores en la nevera y minimiza el riesgo de contaminaciones previas.
Como ya te imaginas, el pescado requiere más ‘mimos’ aún que la carne, porque su deterioro es más rápido. El caso es que se recomienda que no pasen más de dos días en el nevera. Y para conservar su frescor, envolverlo en un paño húmedo. Es una recomendación del Manual práctico sobre pescados y mariscos frescos, del FROM.

Claro que además hay que contar con un buen frigorífico que nos ayude a conservar los alimentos frescos en perfecto estado. Las neveras de Bosch disponen de un espacio especialmente pensado para colocar la carne y el pescado. Se trata del cajón ChillerBox 0º. Consigue temperaturas más bajas que en el resto de la nevera. Es decir, es idóneo para conservar las carnes y los pescados frescos hasta el doble de tiempo. En este cajón se consigue un enfriamiento más rápido de los alimentos y la temperatura se mantiene estable. De este modo, se reduce el crecimiento de bacterias y el proceso de deterioro químico y enzimático. ¡Todo un acierto!

Más información:
www.bosch-home.es

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie