'Tips' de cocina: claves para conservar, servir y degustar correctamente el champán

¿Cuál es su temperatura óptima?, ¿dónde se debe almacenar?, ¿cuál es la mejor forma de descorchar la botella?...

por hola.com

Aunque podemos disfrutar de su sabor durante todo el año, es ahora, con la llegada de las fiestas, cuando el champán adquiere un mayor protagonismo. Es tiempo de grandes banquetes y esta bebida espumosa es, sin duda, una de las ‘reinas’ a la hora de los brindis. Un vino centenario que, como todos los productos ‘gourmet’, cuenta con sus normas propias de servicio y degustación. ¿El objetivo? Disfrutar al máximo de su delicado sabor. Estas son algunas de esas recomendaciones básicas, que nos llegan de la mano de una de las casas de champán francés más prestigiosas y con más tradición: la maison ‘Louis Roederer Champagne’


VER GALERÍA
PULSA SOBRE LA IMAGEN PARA ACCEDER A LAS AMPLIACIONES

 

  • A un buen champán se le ha de mimar desde el principio, prestando especial cuidado y atención tanto en el transporte como en el almacenaje. En este sentido, es importante almacenarlo a una temperatura constante. Si no se dispone de bodega o cava electrónica, guardarlo en un sitio sin cambios drásticos de temperatura. Es un elemento esencial que podría estropear el producto.
  • Para servirlo, lo ideal es mantenerlo a una temperatura de 7º unas tres horas antes de abrir una botella. En caso de que no dispongamos de dicho tiempo, una buena alternativa es conservar el champán en una bolsa con agua y hielo unos veinte minutos.
  • Una vez bien frío, llega el arte de descorcharlo. Manteniendo siempre un dedo sobre el tapón, se desenrosca el alambre pero no se quita. Esto es importante porque el alambre nos aporta sujeción e impide que el corcho resbale en la mano. Seguidamente, se inclina la botella unos 45º mientras se sujeta el corcho con la mano izquierda (si se es diestro) y se gira la botella con la mano derecha, siendo mucho más fácil de abrir de esta forma. La botella debe ser descorchada debidamente con discreción, sin golpes ni sonidos fuertes.
  • Es el momento de servirlo. Siempre se hará por el lado derecho del comensal, girando ligeramente la muñeca cuando se esté terminando de servir el champagne, para evitar que la botella gotee. Aunque lo cierto es que, en la mayoría de los hogares, se deja la botella en el centro de la mesa para que cada invitado se sirva la cantidad que desee.
  • Para mantener la temperatura deseada del champán, la opción más acertada es contar con una cubitera. ¿Cómo debe prepararse? Lo más sencillo y correcto es llenarla con dos tercios de agua y añadir cubitos de hielo, dejando un margen de 10 centímetros hasta el borde. En el caso de que metamos una botella que venga de temperatura ambiente, podemos añadir un poco de sal a la cubitera para acelerar el proceso de enfriamiento. No es recomendable utilizar el congelador.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie