Cocina oriental: el 'sake', manual de uso y disfrute

¿Cómo se elabora?, ¿a qué temperatura se sirve?, ¿cuáles son los tipos más comunes?...

por hola.com

Dicen los expertos en la cocina japonesa que en España tiende a existir un desconocimiento y un error conceptual generalizado sobre el sake que lleva incluso a algunas personas a no querer probarlo (por ejemplo, existe la creencia de que es tan alcohólico como un aguardiente cuando en realidad no es así). Sin embargo, una vez degustado las sensaciones son sorprendentes. Estas son algunas claves para conocer un poco mejor esta bebida de origen japonés y apreciar mejor sus matices y aromas:

  • El sake no es un licor destilado, sino fermentado. Al igual que la cerveza, el sake se elabora con granos ricos en hidratos de carbono y no con fruta rica en azúcar. Sin embargo, a diferencia de ésta, el sake nunca es carbonatado.
  • A diferencia de la creencia popular no es un licor fuerte. La mayor parte de los sakes contienen entre 14% y 16% de alcohol.
  • Marida a la perfección con platos ligeros como el sushi.
  • A diferencia del vino, el sake no mejora con el tiempo. Debe ser consumido poco después de adquirirse (lo más tarde en el mismo año de su adquisición). Un vez abierto no se deberá tardar en consumir más de uno o dos días.
  • En cuanto a la temperatura, los sake ‘premium’ deberían tomarse fríos (por debajo de los 7 grados). El sake estándar puede ser apreciado a temperatura ambiente, o suavemente templados (en ningún caso deberás calentar el sake a más de 60 grados porque se destruiría su sabor). Para calentarlo, normalmente se hace al baño María aunque existen máquinas especiales para tal función.
  • El sake se clasifica por su grado de pureza, de su pulido (cada grano de arroz hay que pulirlo y obtener un sake con un sabor óptimo) y no en función del tipo de arroz con el que se elabora (otra diferencia con el vino, cuya clasificación sí depende del tipo de uva con el que se produce).
  • Existen muchos tipos de sake, entre los más comunes cabe destacar:

    -Ginjo: con un nivel de pureza del 70%. Lo mejor sería beberlo en una copa de vino blanco o en algún vaso bajo de vidrio o cristal y fríos. En este caso no sería recomendable utilizar los típicos vasitos de porcelana, ya que estos son para el sake caliente. Resulta ideal para acompañar alguna cena ligera o un aperitivo.

    -Junmai: es un sake más ‘para diario’. Por lo general se sirve en una botellita de pocelana llamada ‘Tokkuzi’ junto a sus vasitos, que también puede ser de cerámica.

    -Daiginjo: el sake más selecto y más caro. Su trato es muy artesanal y delicado.

¿Conoces alguna receta de cocina japonesa que quieras compartir con el resto de lectores? Puedes hacerlo en nuestros Foros de Cocina.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie