Experiencias 'gourmet': ¿has participado alguna vez en una cata de aceites?

Al igual que el vino o el queso, el aceite cuenta con sus propias reglas para ser catado. Te enseñamos cómo hacerlo en cinco sencillos pasos.

por hola.com

Tal vez no son tan ‘populares’ como las de vino. Pero las catas de aceite encierran también todo un ritual, con normas propias, que todo amante de la buena mesa debería probar alguna vez. Dicen los expertos que para iniciarse en este mundo no se requieren habilidades especiales; tan sólo buena memoria para recordar sensaciones, olores...Y precisamente un experto, el reconocido catador Manuel Luque, es quien nos trae hoy, junto con la firma de aceite de oliva virgen ‘Castillo de Tabernas’, unos pasos básicos para quien desee aproximarse a la cata del conocido como ‘oro líquido’.

1. Preparar el recipiente y la tapa: el color no es lo importante
El primer paso que debe tener en cuenta un catador de aceite de oliva es la preparación del recipiente y del ambiente, libre de perfumes penetrantes. La copa o vaso debe ser un vidrio oscuro, que no permita el reconocimiento del color del aceite. Porque, a diferencia de una cata de vino, el color en el aceite no es importante.

2. Calentar la copa al baño maría o con la mano
Los catadores profesionales calientan la copa al baño maría y se aseguran de que la temperatura aproximada sea de unos veintiocho grados. De este modo, se conseguirá desprender más los aromas. Para una cata no profesional, se puede realizar con la mano.

3. Varias olfacciones, pero cortas
Un paso fundamental, una vez iniciada la cata, es la olfacción. No se huele profundamente, sino en olfacciones cortas y variadas. El objetivo es no saturar el olfato y lograr reconocer aromas a fruta madura, a hierba recién cortada, a almendra verde o a tomate, entre otros.

4. Catar el aceite de oliva
Una vez reconocidos los aromas, se procederá a dar un pequeño sorbo, haciendo pasar el aceite por toda la cavidad bucal y la lengua, tragando a continuación la muestra a fin de percibir todas las sensaciones posibles. Apreciaremos entonces el sabor amargo al final de la lengua y el dulce en la parte delantera.

5. Beber agua o comer manzana
Otro paso esencial, una vez catado el aceite de oliva, es beber agua o comer un trozo de manzana o de pan. Existen profesionales que optan por los dos métodos. El objetivo es limpiar la boca para continuar la cata.

Y si después de leer todo esto quieres saber más sobre el tema, puedes consultar también este video en el que Manuel Luque ofrece éstas y otras explicaciones.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie