El cava: ¿a qué temperatura?, ¿en qué copa?, ¿con qué acompañarlo?

El Consejo Regulador del Cava estrena página 'web' con todos los secretos relacionados con esta bebida, ideal para brindar por el Año Nuevo. Nosotros te adelantamos unos cuantos.

Por hola.com

Poco falta ya para que las fiestas y celebraciones alrededor de una mesa se sucedan con motivo de la Navidad. Una ocasión perfecta para brindar con los nuestros por un próspero 2010. Y entre las maneras de dar la bienvenida al Año Nuevo no suele faltar una copita de cava. Pero... ¿sabes cómo degustarlo correctamente? El Consejo Regulador del Cava acaba de estrenar nueva web en la que se desgrana todo lo relacionado con esta bebida que cuenta ya con más de 100 años de historia. Los lugares de origen de la vid; las características de su suelo y clima; el proceso de cultivo y vendimia; las variedades de la uva, o el proceso de elaboración del vino son algunos de los contenidos propuestos de los que te adelantamos una pequeña parte; en concreto la que tiene que ver con el servicio y degustación del cava:

  • El cava debe servirse entre los 5 y los 8 grados, siendo los jóvenes y ligeros los que se servirán más fríos.
  • Debe enfriarse durante unas horas en el frigorífico o bien durante unos 30 minutos en un recipiente con agua y hielo.
  • Debería evitarse el congelado, ya que un violento cambio de temperatura podría perjudicar sus virtudes y cualidades.
  • La copa escogida debe permitir disfrutar de su color, aroma sutil, sus burbujas... Por ello, deberemos escoger una copa de cristal fino y transparente. Además, ha de ser aflautada o en forma de tulipa, evitando la copa ancha que hace que los aromas se desprendan con demasiada rapidez.
  • El cava deberá descorcharse con suavidad, para evitar la pérdida de vino y espuma.
  • Para servirlo se deberá mantener la botella ligeramente inclinada dejando resbalar lentamente el líquido por la pared de la copa, que nunca se llenará más de dos tercios de su capacidad para que el vino no pierda su temperatura óptima.
  • En cuanto a los maridajes, de forma genérica podemos decir que para el marisco, el pescado, los arroces y en general, los entrantes, irá bien un Cava Brut o Brut Reserva. Las carnes, los asados y aquellas recetas de preparación muy laboriosa reclaman un Cava Brut Nature Gran Reserva con más cuerpo y amplitud. Para la repostería elegiremos un Cava Semiseco o dulce.

¿Con qué platos te gusta más degustar una copa de cava? Cuéntanoslo en nuestros Foros de Cocina.