Jennifer Garner, destrozada por la 'traición' de Ben Affleck mientras él sigue viendo a su exniñera

Mientras la actriz tiene el corazón roto, el actor parece ajeno a su dolor, ya que no sólo se ha dejado fotografiar con Christine Ouzounian sino que además ha organizado una fiesta por todo lo alto en su casa de Georgia

por hola.com

La cara y la cruz de una ruptura. Eso es lo que estamos viendo estos días después de que Ben Affleck y Jennifer Garner anunciaran su separación el pasado 30 de junio. Por el momento, ninguno de los dos ha tomado la palabra para decir nada al respecto, pero están siendo sus representantes y personas de su círculo más cercano los que están hablando en su lugar.

VER GALERÍA

Esta misma semana, el actor ha sido fotografiado compartiendo risas y mucha complicidad con la niñera que cuidaba de sus tres hijos, Christine Ouzounian. En las imágenes, que fueron tomadas el pasado 17 de julio (es decir, tan sólo dos semanas después de que fuera despedida por Jennifer tras enterarse de su posible romance), se ve a la joven, de 28 años, visitando a Ben, de 42 años, en la casa que el actor tiene en Los Ángeles, y dándole un regalo. Él responde con una enorme sonrisa, protagonizando unas fotos que han reforzado los rumores que apuntan a que entre ellos hay algo más que una buena amistad, aunque los representantes de Affleck siguen insistiendo en que no mantienen ningún tipo de relación amorosa.

- El lío de Ben Affleck con su niñera... él dice que no, ella, que está enamorada

- Los actores anuncian su separación un día después de su décimo aniversario de boda

- Se refugian con sus hijos en Las Bahamas tras anunciar su ruptura

VER GALERÍA

Mientras, tanto, ahora ha sido el entorno de la actriz el que ha tomado la palabra. Según publica People, Garner sabía que su matrimonio estaba en problemas, pero siempre tuvo dudas sobre su separación, un sentimiento que, tras enterarse de su aventura con la niñera, desapareció totalmente. "Está muy enfadada. Para Jen esta ha sido la última traición", ha dicho a la revista un amigo, que confiesa que fue la gota que colmó el vaso. Christine, que vino recomendada por el también actor Neil Patrick Harris, era "muy cariñosa con los niños", pero cuando la actriz empezó a rodar su nueva película, Nine Lives, en Canadá, pasaba más tiempo con Affleck y comenzó a "vestirse de una manera inapropiada" para su trabajo.

Varias fuentes aseguran a People que Ouzounian dijo a sus amigos que estaba saliendo con Affleck y que a menudo se veían en el exclusivo Hotel Bel-Air. "No es cierto", dice una fuente cercana al actor, quien sostiene que Affleck y Ouzounian tenían sólo una "relación de trabajo y amistad". Sin embargo, amigos de la niñera aseguran que para ella "era una relación real. Incluso ya habían hablado cómo iban a celebrar su cumpleaños, el próximo 15 de agosto".

VER GALERÍA

Unos que sí, otros que no... La polémica está servida, pero es Jennifer la que tiene el corazón roto y está destrozada. La actriz está recibiendo el apoyo de sus amigos y familiares y sigue centrada en sus tres hijos, Violeta, de 9 años, Serafina, de 6, y Samuel, de 3, que se encuentran con ella en Atlanta mientras está rodando Miracles from Heaven. "Obviamente está teniendo una semana horrible, pero no ha afectado a la grabación de la película", ha afirmado una fuente a People, que añade que le ofrecieron unos días de descanso pero ella se negó y quiso seguir con el rodaje.

Según publica Us Weekly, Jennifer no quiere responder las llamadas y los mensajes de su ex: "Se niega a hablar con él de otra cosa que no sean los niños". De hecho, y aunque en un principio todo apuntaba a que a pesar de su separación tenían intención de seguir viviendo bajo el mismo techo, la actriz ha dado marcha atrás y ha rectificado la oferta que le hizo de que podía quedarse en la casa de invitados de su residencia en Pacific Palisades. Está muy dolida y no quiere ni verle.

VER GALERÍA

De momento así están las cosas. Garner sigue centrada en sus hijos y en el rodaje de su nueva película y, mientras tanto, a Affleck no sólo no parece preocupado porque le sigan fotografiando con la que fue la principal culpable de su divorcio, sino que además ha celebrado una fiesta por todo lo alto en su casa de Georgia, que siempre ha sido su refugio y a donde se iba para pensar y meditar. Según ha confirmado una fuente a People, la barbacoa estuvo organizada por The Smokin Pig y acudieron más de 30 invitados.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie