Así fue la boda de David Arquette y Christina McLarty

por hola.com

David Arquette y Christina McLarty ya son marido y mujer. Dos años después de comenzar su noviazgo, la pareja ha contraído matrimonio en una ceremonia íntima celebrada en Los Ángeles, a la que asistieron su “familia y amigos”, según ha confirmado el representante del actor a la revista People. Entre los invitados no ha faltado Coco, la hija que él tuvo con su exmujer, la actriz Courtney Cox, con quien estuvo casado 11 años y con quien mantiene una excelente relación. El feliz matrimonio ha compartido una imagen que refleja el feliz momento tras pronunciar el 'sí, quiero' de una pareja que tiene mucho que celebrar.

VER GALERÍA

La novia estaba bellísima con un vestido de corte sirena con velo y la melena ondulada suelta, mientras que el novio lució un impecable esmoquin para el gran día. El actor y productor, de 43 años, y su novia, la periodista, que el 25 de este mes cumplirá 34 años, se comprometieron el pasado mes de julio en Malibú, apenas dos meses después de que naciera su primer hijo en común, Charlie West, que nació el 28 de abril, y ahora por fin han cumplido su sueño. “Él es el amor de mi vida…Me siento la mujer más afortunada del mundo”, confesaba recientemente Christina a US Magazine.

Curiosamente el anuncio de boda llegaba poco después de que la exmujer de Arquette, Courteney Cox, diera a conocer que se casará con el músico Johnny McDaid, trece años menor que la estrella de Friends. De momento. Courteney no ha dado el paso, pero ultima los preparativos de este enlace en los que su hija Coco tendrá un especial protagonismo. La niña, de 10 años, está recibiendo lecciones de canto ante la gran cita y podría ofrecer una actuación especial en un día tan importante para su mamá. Todo apunta a que la actriz y su futuro marido celebrarán su boda en Irlanda, tras quedar fascinados ante el idílico paraje del castillo de Ashford, en Galway, mientras visitaban a la familia del músico.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie