El rostro recupera el glamour de los años cincuenta

Las tendencias para esta temporada apuntan hacia los ojos ahumados y los labios en rojo intenso

por hola.com

Las tendencias en cosméticos para la temporada otoño-invierno 2007-2008 ya están aquí, y apuestan por la frescura y naturalidad del rostro: la tez se vuelve transparente, y cede el protagonismo a los ojos, que recuperan el ahumado en tonos oscuros. Pulse en la imagen para ver las propuestas de las firmas.

Piel transparente

  • Givenchy apuesta por una tez transparente con una exclusiva paleta de maquillaje en polvo extra fino, Prisme Foundation, que aporta tres matices para adquirir un look cien por cien natural.

  • Color Clone Hydrapact, de Helena Rubinstein, es un maquillaje compacto, fresco e hidratante, que se funde con la piel 'clonando' su color natural.

  • El look escogido por Maybelline esta temporada también opta por la naturalidad y frescura de una piel radiante y sin artificios. Texturas ligeras en mousse, que aportan un aspecto suave y fresco, realzando la belleza natural y aterciopelada de la piel.

    Labios jugosos
  • Clarins apuesta por los labios frescos y jugosos, llenos de brillo. Su línea Gloss Appeal presenta una gama de gloss naturales, con destellos dorados, que avivan labios en tonos naranjas, rosados y uva.

  • La casa Estée Lauder apuesta por su línea After Hours para vestir los labios esta temporada. La boca se tiñe de un intenso color rubí, sobre una tez luminosa y transparente. Para las menos atrevidas, la línea Midnight apuesta por tonos más suaves como rosas y morados.

  • Guerlain también apuesta por un look sofisticado y sensual para esta temporada, con sus barras de labios KissKiss que cubren una paleta de colores en la que el rojo intenso es el protagonista. La base alisadora en barra Liplift redibuja unos labios uniformes, lisos y redondeados.
  • Giorgio Armani también teñirá los labios de rojo bermellón, con sus cremosas barras de labios Armani Silk.
  • Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie