Los secretos de… El eye liner

Nunca pasará de moda porque es una piedra angular del maquillaje. El eye liner dibuja, perfila, enmarca… y llena la mirada de sensualidad.

por hola.com

¿Recuerdan la inolvidable mirada de la joven Sofía Loren? ¿O la pícara expresión de continuo asombro de Marilyn Monroe? Encantos suyos aparte, era fruto de un cosmético que, gracias al actual revival que está viviendo la moda de los 50, vuelve a encontrarse de plena actualidad: el eye liner o delineador, ese trazo de pigmento líquido que sigue la línea de las pestañas superiores para agrandar y realzar los ojos.

Lo mayor dificultad que entraña el eye liner es conseguir un trazo regular. El secreto se concentra en dos puntos: un buen aplicador o pincel y un pulso firme. El eye liner viene generalmente provisto de un aplicador en pincel (de pelo corto y fino, para una mayor precisión) o de gomaespuma, más rígido y sencillo de controlar, aunque este último hace más difícil conseguir un delineado ultrafino.

Para mejorar su pulso, apoye siempre los codos en una superficie rígida, como una mesa, y comenzando en el lagrimal, extienda el trazo hacia el ángulo exterior del ojo sin exagerar demasiado el llamado "rabillo". Este gesto, que tan atractivo puede parecer en fotos de moda, resulta algo exagerado en la práctica real. Los expertos de Chanel tienen un truco muy especial: sitúe su espejo sobre una mesa, siéntese ante ella y ponga los codos a cada lado del espejo, inclinando la cabeza sobre el mismo para así ver los párpados. De esta forma, le resultará muchísimo más fácil conseguir una línea precisa.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie