Lorenzo Lamas da un giro radical a su imagen

Le damos las claves para pasar del moreno al rubio, como el actor, intentando que el cabello no sufra demasiado

por hola.com

Si le pidiéramos que describiera a Lorenzo Lamas, seguramente lo tendría muy claro: un hombre apuesto, atractivo, con un cuerpo escultural y el pelo moreno, al más puro estilo latin lover. Pues bien, ése ha sido su look habitual, pero, ahora, el popular actor nos ha sorprendido en su última aparición pública, en la que lució una cabellera de color platino.

Lamas, que acudió a una concentración benéfica de motoristas en Los Ángeles, ofrecía esta nueva imagen, en la que su larga cabellera morena de antaño había quedado atrás. Tal vez el actor se ha propuesto dar un cambio a su vida, tras su reciente separación matrimonial, y ha decidido pasar por la peluquería en busca de nuevos aires. No es la primera vez que un famoso se anima a cambiar el color de su melena de forma radical y, hace unos meses, fue la camaleónica Cher la que dio un giro total a su peinado, apostando también por el rubio oxigenado. Pero, como decíamos entonces, pasar del pelo moreno al platino, es un proceso arriesgado y sólo apto para los más atrevidos, pues el cabello también sufre.

  • En primer lugar es fundamental un proceso de decoloración, por el que se elimina del cabello todo rastro de pigmento, sea natural o teñido.
  • En ocasiones, se necesita hacer una segunda coloración o bien aplicar un tinte ultraclaro por encima, para evitar desviaciones de color.
  • Para decolorar se usan agentes químicos que abren la cutícula capilar y se llevan el color, un proceso que daña el pelo considerablemente. De ahí la fragilidad y debilidad del cabello decolorado, que necesita cuidados específicos para restaurar su salud en la medida de lo posible.
  • Se deben espaciar los lavados en la medida de lo posible, usando siempre champús específicos para cabello dañado. El uso del acondicionador o, aún mejor, de una mascarilla, se hace imprescindible.
  • Siempre que tenga tiempo, aplíquese una mascarilla de aceite antes del lavado. Existen aceites capilares específicos, pero incluso el aceite de oliva es un excelente hidratante. Déjelo actuar al menos media hora.
  • Al menos una vez por semana, use un champú con pigmentos correctores de color violeta. Este tono contrarresta el amarillo, y evita que el cabello, que debe verse blanco, tome un aspecto parecido al del plumaje del pajarito Piolín.
  • Evite el uso de secadores o planchas calientes, que harían aún más daño a la fibra capilar.
  • Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie