Firme y en forma

Guía de algunas de las modalidades deportivas que mejor te ayudan a mantenerte firme y en forma. Ya se sabe: en la variedad está, si no el gusto, al menos la diversión.

por hola.com
Stretching
Pocos gestos realiza el ser humano de forma tan natural como desperezarse al despertar, una reacción básica e instintiva al anquilosamiento que los músculos sufren durante las horas de sueño. Este es el principio de las clases de stretching. Siguiendo las instrucciones de un monitor, se flexiona y estira el cuerpo entero, de pies a cabeza, para contrarrestar el acortamiento que los músculos sufren durante el día a día, especialmente cuando se pasan muchas horas en la misma postura. Poco a poco, se gana flexibilidad y elasticidad, se mejora la calidad del movimiento y se corrige la postura. De ahí a lucir también una figura más longuilínea y estilizada no hay más que un paso. Por si fuera poco, estimula el drenaje linfático, y, con ello, la eliminación de toxinas.
Una de las grandes ventajas del stretching es que es un ejercicio suave, que puede ser practicado por cualquiera, ya que cada uno sólo se estira en la medida de sus posibilidades, sin forzarse nunca en exceso ni llegar al dolor. Bueno, a veces tira un poquito, para qué vamos a disimular. Al finalizar, se disfruta de una sensación de bienestar similar al masaje, generada por el alivio de la tensión muscular. Lo que no quiere decir que a veces no cueste algo de esfuerzo… Idealmente, las sesiones de estiramiento deben hacerse de una a dos veces por semana, combinadas con otras de ejercicio aeróbico y de tonificación muscular.
  • Dificultad: Media
  • Beneficios: Flexibilidad, alivia la tensión muscular
  • Frecuencia ideal: Una hora por semana

    Aeroboxing
    No puede decirse que ser boxeador sea especialmente bueno para la salud de cualquiera, ya que no hay organismo diseñado para progresar a base de derechazos y ganchos de izquierda. Más si eliminamos la parte de los golpes (que no es poco, la verdad), queda un deporte muy completo. Exige tener buen fondo y aguante físico (es decir, se ejercita el corazón y se queman muchas calorías); flexibilidad (para esquivar los golpes), coordinación y rapidez de movimientos y desarrollo de un buen juego de cintura , que contribuye a fortalecer los abdominales.
    Dicho y hecho. En cada vez más gimnasios se ofrecen clases de aerobox, una modalidad deportiva desarrollada a partir de los movimientos más básicos y sencillos del entrenamiento pugilístico, siempre sin contacto personal ni riesgo de golpes. Se hace en grupos pequeños, al ritmo de la música, y sin parar. El fin no es la defensa personal, sino entrenar a la vez que se mejoran los reflejos, la agilidad y la rapidez de movimientos. Existen diversas variaciones de este deporte, como el tae box (que incluye movimientos de taekwondo) o kick boxing, que incluye patadas al aire. Se necesita una buena forma física para empezar a practicarlo, y contribuye a mejorar la concentración y disciplina.
  • Dificultad: Media - alta
  • Beneficios: Quema calorías, agilidad y reflejos
  • Frecuencia ideal: Una o dos sesiones por semana

    Aquatonic
    El agua no sólo sirve para beber. También contribuye a fortalecer los músculos. Este es el principio de las diversas modalidades de tonificación en piscina, conocidas con nombres como aquatoning, aquaTBC o aquagym entre otros. El principio básico es practicar el ejercicio sumergida en el medio acuático (es decir, en una piscina adecuada a este fin), lo que, por un lado elimina el efecto de la gravedad y anula el peso corporal, mientras que a la vez ofrece toda la resistencia y fuerza que supone tener que desplazar el agua. En grupos pequeños, siguiendo las instrucciones del monitor, se realizan una serie de movimientos coordinados que a menudo se realizan con la ayuda de pesas planas, manoplas, cinturones de flotación, barras y steps, para aumentar el grado de dificultad y de trabajo muscular. Se combina ejercicio aeróbico, ya que se hace a un ritmo repetitivo y constante, con tonificación provocada por los pesas y la propia resistencia del agua, mayor cuanto a más profundidad se realice. Es el ejercicio perfecto para quienes tengan problemas de articulaciones y no puedan practicar actividades de impacto; embarazadas o personas con sobrepeso, aunque siempre adaptándose a cada nivel de forma individual.
  • Dificultad: De baja a media
  • Beneficios: Tonificación muscular, ejercicio cardiovascular, bajo impacto
  • Frecuencia ideal: De una a dos horas por semana
  • Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie