10 consejos para disfrutar al máximo de un masaje

Útiles recomendaciones que le ayudarán a sentirse cómoda

por hola.com

De por sí, la palabra masaje está relacionada con el bienestar y quien más quien menos la vincula con un momento de auténtico relax. Más aún a la vuelta de las vacaciones, cuando podemos prolongar el verano disfrutando de un momento placentero que nos haga evadirnos al menos durante una hora de la rutina que sigue ahí cuando los días de descanso se acaban. Pero, eso sí, para disfrutar plenamente del masaje, hay que tener en cuenta una serie de consejos que nos pueden ser muy útiles.

  • Antes del masaje, intente evitar ingerir comidas copiosas. Si va a comer algo, mejor al menos una hora antes, pues no es recomendable acudir con el estómago demasiado lleno, cuando se está haciendo la digestión. Tampoco debe tomar alcohol u otros estimulantes.
  • Acuda a su centro cinco minutos antes de la hora fijada, para tener tiempo de relajarse y hacerse a la idea de que va a disfrutar de un tiempo exclusivamente dedicado a sí mismo.
  • Lleve ropa cómoda, de la que se pueda desprender sencillamente y, antes de los tratamientos, guarde pendientes, cadenas, pulseras y reloj.
  • Es recomendable ir al baño antes de iniciar la sesión.
  • No tema estar desnudo durante los tratamientos o masajes. Los centros de calidad proporcionan braguitas desechables. Además, no dude en explicar que se siente incómodo sin ropa: su esteticista lo entenderá perfectamente. Durante el masaje, podrá cubrirse con una toalla, y sólo irán destapando las zonas a tratar, por lo que nunca se sentirá totalmente desnudo. La esteticista debe salir de la estancia mientras se desviste, y esperar a que usted le dé permiso para ello antes de entrar de nuevo.
  • Durante la sesión, es imprescindible que se sienta cómoda. Por ello, no dude en avisar al terapeuta si no se siente a gusto por cualquier motivo -por la temperatura de la sala, porque el masajista habla demasiado, por el ruido, etcétera-.
  • Aunque suele suceder en los masajes terapéuticos, también en los masajes de relax en ocasiones, al manipular determinadas zonas puedes sentir algo de dolor. Es conveniente que lo comunique al terapeuta si es excesivo.
  • Muchos tratamientos pueden ensuciar la raíz del pelo y/o alterar el maquillaje: pregunte al respecto si después debe acudir a alguna cita importante.
  • Seguramente se lo indicará el masajista, pero por si no lo hace, no olvide que, al finalizar la sesión, no conviene incorporarse de forma brusca, pues puede marearse. Lo ideal es estar tres o cuatro minutos relajado, e incorporarse después de forma progresiva.
  • Tras el masaje, puede sentir algún dolor, cansancio o somnolencia. Habitualmente, es normal puesto que se trata de una respuesta del organismo a las técnicas de masaje. Si nota que persiste, es conveniente que lo comunique al terapeuta.
  • Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie