Tres claves para tomar el sol sin riesgos

La dermatóloga Rosa Ortega resume las normas básicas para una correcta exposición solar

por hola.com

El verano es sinónimo de buen tiempo, de días soleados. Eso eleva nuestro optimismo y nuestro humor, pero puede tener contrapartidas para nuestra piel. La dermatóloga Rosa Ortega nos resume las tres normas básicas para protegernos del sol que, no por repetidas, dejan de ser importantes. No las olvide.

1. Disminuir la dosis de irradiación. Es fundamental reducir el tiempo de exposición al sol, sobre todo en las horas de mayor radiación, como es el mediodía. La cantidad de radiación que llega a la superficie terrestre depende de la elevación del sol sobre el horizonte. Cuando el sol está más perpendicular a la tierra se recibe más radiación que cuando tiene una posición tangencial. Así, en verano, en alta montaña y al mediodía, la cantidad de radiación solar que llega a la tierra es mayor. Y ojo con los días nublados: hay que saber que la presencia de polución o de nubes filtra algo de radiación, pero no toda, sobre todo la radiación UVA.

2. Utilizar una correcta fotoprotección, que actúe tanto frente a la radiación UVA como UVB. Es importante, además, aplicarla con la piel limpia e hidratada media hora antes de la exposición. Si vamos a estar bastante tiempo al sol, será necesario repetir la aplicación cada dos o tres horas. El concepto de pantalla total no existe, ya que no hay ninguna crema que proteja totalmente. En este sentido, se considera suficiente utilizar fotoprotector con valores de protección de 15 a 20, siempre que no haya problemas cutáneos. Es muy importante insistir en que no se debe utilizar un fotoprotector con el objetivo de aumentar el tiempo de exposición.

3. También nos puede ser de gran ayuda utilizar sombrero y ropa adecuada, así como gafas de sol homologadas con cristales que filtren tanto la radiación UVA como la UVB, pues no hay que olvidar que los ojos también sufren las consecuencias del sol en exceso.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie