Un buen maquillaje: el mejor aliado para disimular los pequeños defectos

Labios demasiado finos, ojos muy separados, una nariz bastante prominente... he aquí pequeños secretos de tocador para dar solución a cada caso

por hola.com
Ojos separados, juntos o hundidos
Lo mejor es ahumarlos para que parezcan más cercanos y acercarlos al lagrimal. Las reglas básicas son: las sombras oscuras hunden, y debe aplicarlas en el párpado móvil, cercanas al lagrimal. Las claras aumentan su tamaño, así que déjelas para la parte superior. Sus aliados: el eye liner, que debe difuminar hacia el rabillo del ojo, y la máscara, que debe aplicar sólo arriba.
Si por el contrario, están muy juntos: la zona del lagrimal debe estar más clarita, así creará un punto de luz y parecerá que la distancia entre un ojo y otro es mayor. Un truco: difumine la sombra del párpado hacia la sien y póngase la máscara de pestañas sólo en la parte final de las pestañas superiores.
Para los ojos hundidos, utilice colores claros. Olvídese de las tendencias de los ahumados, sólo conseguirá hundirlos más. Use el eye liner para espesar la línea de las pestañas y recuerde que el iluminador le ayudará a resaltar el ojo.

Cejas muy espesas
Puede acudir a un centro de estética para que les den la forma y el color que desea pero, si lo hace usted misma, puede aplicar un tinte que las aclare un tono para que no parezcan tan densas.

Adiós a las ojeras
Tiene infinidad de correctores en el mercado y también puede usar una base de maquillaje uno o dos tonos más clara que la habitual, o bien un iluminador encima de su base de siempre.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie