Celulitis: conozca todos los tipos para aprender a combatirla

En función de si es blanda, edematosa o dura, hay que recurrir a un tratamiento u otro

por hola.com

La mala circulación, la retención de líquidos, el sobrepeso, la vida sedentaria... son diversos los factores que, sumados, provocan la odiada celulitis. Un trastorno que, aunque desde el punto de vista puramente médico no resulta peligroso, a nivel estético representa un ‘enemigo a batir’ para la mayoría de las personas que lo padecen. Ardua tarea, para que nos vamos a engañar, pero no imposible. ¿Lo más importante para conseguirlo?: poner remedio en cuanto asome el primer hoyito y conocer el tipo de celulitis que se padece para así combatirla mejor. Y es que, en función de sus características se puede establecer el siguiente esquema:

Compacta o dura:
-Localización: se presenta, frecuentemente, en la cara externa de los muslos (típicas cartucheras) y en la cara interna de las rodillas.
-Características: de consistencia dura al tacto, tensa la epidermis al máximo y parece granulosa bajo los dedos.
-Edad de aparición: se origina en la adolescencia y si no se elimina, permanece durante toda la vida. Se puede asociar a los otros tipos de celulitis, pudiéndose presentar los tres a la vez.
-Tratamiento: se puede recurrir a la endermología y la mesoterapia.

Edematosa:
-Localización: aparece en muslos y rodillas, pero la zona más dañada es la parte inferior de las piernas, que pueden adquirir el aspecto de columna.
-Características: tiene una consistencia viscosa o pastosa con nudosidades, es dolorosa al tacto y a veces molesta espontáneamente. Se aprecian signos objetivos y subjetivos de insuficiencia venosa y linfática en los miembros inferiores (edemas, varices...).
-Edad de aparición: se inicia hacia los 20-30 años de edad.
-Tratamiento: resultan beneficiosos el drenaje linfático, la presoterapia y todo lo que mejore el drenaje y la circulación, incluidas infusiones o complementos venotónicos, como el ginseng, el ruscus o el castaño de Indias.

Blanda:
-Localización: se manifiesta en la cara anterior y posterior de los muslos, abdomen, espalda, brazos y glúteos.
-Características: es un tejido esponjoso y flotante. A menudo se asocia a una musculatura atrófica. El tejido conjuntivo, que normalmente es flexible, se espesa y toma una consistencia gelatinosa cada vez más densa. Se mueve al andar y este tipo de celulitis no suele ser doloroso.
-Edad de aparición: es frecuente en mujeres de mediana edad, entre 30-40 años.
-Tratamiento: se combate bien con tratamientos de electroescultura y de endermología, con aparatos como el Keymodule LPG o Cellu M6.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie