Claves para conseguir un trasero firme y tonificado

¿El cóctel perfecto?: una combinación de dieta, tratamientos específicos y, sobre todo, mucho ejercicio

por hola.com

Una vez más, la experiencia ha demostrado que no debemos llevarnos a engaños; las fórmulas mágicas no existen. No obstante, aunque parece claro que lucir un trasero de anuncio constituye una tarea bastante complicada, lo cierto es que siguiendo una serie de recomendaciones sí se puede mejorar en gran medida la firmeza y tonificación de los glúteos. ¡No hay que desanimarse!

Y la mejor manera de conseguirlo pasa por la combinación de tres ‘reglas de oro’:

1) El seguimiento de una dieta baja en grasas. Sí, suena a ‘lo mismo de siempre’ pero la verdad es que cuidando un poquito las comidas, los efectos que queremos conseguir llegarán antes.

2) La realización de ejercicio físico. En concreto, para la zona de los glúteos, resultan especialmente positivos:

-Sentadillas: De pie, con los pies ligeramente separados y las puntas hacia fuera, vaya bajando el tronco, como si fuera sentarse en una silla invisible. Baje cuanto pueda, apoyándose siempre en los talones y manteniendo los hombros hacia atrás y hacia abajo y los abdominales contraídos. Vuelva a subir lentamente hasta volver a la posición inicial.
-Tijeras: Para comenzar, coloque una pierna hacia delante y la otra hacia detrás, como si diera una gran zancada, bajando la rodilla que queda detrás hacia el suelo, sin llegar a tocarlo, con el talón levantado y la punta del pie firmemente anclada. Mantenga la espalda firme, y, para aumentar la acción, apriete los glúteos. Haga al menos diez de estas zancadas con cada pierna, alternándolas.
-Elevaciones laterales: De pie, con los pies ligeramente separados, los abdominales apretados y los hombros hacia atrás y hacia abajo, no tiene más que elevar una pierna lateralmente, hasta formar un ángulo de aproximadamente 30º respecto a la otra pierna, sin mover la cadera ni permitir que pierda su alineamiento. Los movimientos deben ser pequeños y seguidos, sin reposar hasta acabar las ocho repeticiones.

3) La aplicación regular de tratamientos específicos. A continuación le ofrecemos una pequeña muestra, a modo de ejemplo, para que vaya tomando nota.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie