Luchar contra los puntos negros

En verano, las pieles grasas los sufren aún en mayor medida, por lo que la limpieza es indispensable

por hola.com

Hasta en la piel más sana y bonita pueden aparecer ocasionalmente los antiestéticos puntos negros. Además, no son sólo un problema de adolescentes, sino que también los padecen algunos rostros maduros. En verano, las pieles grasas los sufren aún en mayor medida, por lo que la prevención y una correcta limpieza son fundamentales para evitar su aparición y para eliminar los ya existentes.

Su origen

  • Sobre la superficie de la piel desembocan dos tipos de glándulas: las sudoríparas, que vierten el sudor a través de un minúsculo orificio o poro, y las sebáceas, asociadas a un pelo, por donde sale la grasa natural a la superficie de la piel, cuyo orificio de desembocadura es más grande, y al que también se conoce vulgarmente como poro.
  • En la llamada zona T del rostro (frente, nariz y barbilla) el flujo sebáceo es más abundante, y los conductos filosebáceos acaban dilatándose. Basta con apretarlos con los dedos para observar como de ellos se extrae un poco de grasa.
  • A menudo, este sebo no fluye normalmente y se queda "atascado", generalmente por el mismo proceso de renovación celular, que cubre la salida del conducto a base de células muertas, o por una acumulación de suciedad, como puede ser la medioambiental.
  • Entonces, esa grasa acumulada en el sebo se oxida y toma un color oscuro: es el llamado punto negro, que además hace parecer el poro más grande y visible, dando un aspecto tosco al cutis. A menudo, este sebo se infecta, y aparecen las espinillas.

    Como evitar su aparición
  • Impedir la acumulación de sebo es la mejor forma de poner freno a los puntos negros antes de que aparezcan. Esto se consigue usando siempre un producto limpiador y exfoliante en las áreas más propensas, que se puede completar con el uso de tónico exfoliante.
  • Este proceso podría resultar algo agresivo para áreas más sensibles del rostro, como las mejillas, por lo que conviene limitarlo allí donde se tengan puntos negros. Quienes tengan la piel grasa pueden renunciar al uso de cremas en estas zonas, pues a menudo las fórmulas demasiado untuosas pueden contribuir a taponar los poros.
  • Existen tratamientos complementarios. Por ejemplo, una o dos veces por semana, puede luchar contra los puntos negros con la ayuda de una mascarilla purificante que contenga ingredientes como el carbón activado, la arcilla o el caolín, que ayudan a desincrustar ese sebo.
  • Muy eficaces y cómodas de usar son las tiras limpiadoras. Éstas contienen una sustancia que, al contacto con el agua, se "pega" al sebo de los poros y se lo lleva consigo. Estos strips no deben usarse más de dos o tres veces por semana, y nunca sobre la piel irritada, como puede ser por efecto del sol.
  • Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie