Las 10 normas básicas ante el sol

Todas las claves para conseguir un bronceado bonito y, a la vez, seguro y responsable

por hola.com

Se acerca el verano y con él el anhelo de pieles bronceadas. Pero el secreto no está en conseguir una piel dorada a toda costa, sino en hacerlo de forma gradual y responsable, para prevenir posibles consecuencias posteriores para nuestra piel, en forma de lesiones cutáneas y de arrugas. La doctora Elia Róo, dermatóloga y asesora de la firma Olay, señala como una de las causas principales del envejecimiento de la piel la acción de los rayos ultravioleta del sol. Le resumimos en este decálogo 10 normas básicas, sencillas de cumplir, que harán de su bronceado una experiencia placentera y, sobre todo, segura.

  • 1. No por repetido este consejo es menos importante: evite tomar el sol entre las 12 de mediodía y las 4 de la tarde, horas centrales del día en las que más peligrosa es la exposición solar.
  • 2. Es fundamental proteger especialmente la piel de niños y adolescentes.
  • 3. Hay que realizar una exposición gradual y progresiva: no va a conseguir nada (excepto una quemadura) si el primer día toma el sol durante horas.
  • 4. Se deben utilizar accesorios como gafas de sol y sombreros anchos que, además de la cara, protejan orejas y cuello.
  • 5. Las cremas con factor de protección son indispensables. Hay que utilizar aquellas que tengan factor mínimo 15 de protección, y no sólo en los meses de verano, sino siempre que nos expongamos al sol. Conviene escoger productos resistentes al agua, probados dermatológicamente y que contengan filtros físicos y químicos que protejan de los rayos ultravioletas A y B.
  • 6. Las cremas protectoras deben aplicarse sobre la piel seca 20 ó 30 minutos antes de la exposición solar y renovarlas cada 2 horas.
  • 7. Los bronceados artificiales en salones de belleza deben estar controlados por un especialista.
  • 8. En los días de más calor, intente buscar la protección de la sombra natural de árboles y edificios.
  • 9. Hay que evitar, cuando se va a tomar el sol, el contacto con productos potencialmente fotosensibles, como jabones, desodorantes, cosméticos, perfumes, etc, pues agravan los efectos negativos del sol en la piel. A esto hay que sumar la importancia de extremar la precaución en el caso de que se consuman medicamentos fotosensibilizadores.
  • 10. Consumir una cantidad adecuada de fruta fresa, verduras y cereales con un alto nivel de fibra, además de evitar el consumo de tabaco y moderar el de alcohol.
  • Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie