Conseguir la relajación y el bienestar... ¿flotando?

Los nuevos tanques de flotación de algunos centros de belleza se presentan como una nueva opción para relajarse

por hola.com

¿Se imagina una vuelta al útero materno? Tal vez le estamos proponiendo algo difícil de imaginar, pero lo cierto es que ésta es la sensación que se debe experimentar en un novedoso concepto de belleza que se ha puesto muy de moda: los flotarium. Se lo ponemos, tal vez, más sencillo: piense en la experiencia de flotar en el Mar Muerto, donde el cuerpo se queda suspendido y flota. Pues estas sensaciones son las que se reproducen en diferentes centros de nuestro país en los que existen tanques de flotación o baños ingrávidos en una bañera abovedada en la que el cuerpo flota sin esfuerzo alguno, pues no existe gravedad y uno se siente como en una nave espacial.

Uno de estos ejemplos lo encontramos en Caldea, un centro acuático de montaña en Andorra. Su flotarium contiene en su interior una solución de 600 litros de agua y 300 kilos de sales de magnesio, cuya mezcla aumenta la densidad del agua para favorecer la flotación y perder la noción del peso del cuerpo. Al sumergirse en el baño ingrávido, el cuerpo consigue una profunda relajación física y mental gracias a la eliminación de estímulos externos como la gravedad, la luz, el sonido y el tacto. En las cápsulas de otros centros, sí que se escucha música relajante, en un ambiente de luz tenue.

¿Cuáles son los beneficios? Según los expertos de Caldea se reduce el estrés, la tensión muscular, el ritmo cardiaco y respiratorio, la ansiedad, la fatiga o los dolores crónicos. Además, se refuerza el sistema inmunológico y se acelera la recuperación física después de hacer deporte, aumentando la sensación general de bienestar. Sólo un ejemplo: los expertos afirman que una hora de flotación en baño ingrávido equivale a cinco horas de sueño. ¿No le apetece disfrutar de esta experiencia?

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie