Baños de olor

Los aceites esenciales, un aliado perfecto para relajarse en la bañera

por hola.com

Ya los faraones se dejaban seducir por el aroma del perfume de los aceites esenciales y se beneficiaban de sus propiedades. Y en los banquetes de la antigua Atenas, los griegos creían que la mejor fórmula de curar era aplicar fragancias dulces en el cerebro. Hoy, pasados ya siglos desde aquellos tiempos, la aromaterapia está de moda, y cada vez son más las personas que sienten el placer de su uso.

Y es que los aceites esenciales se convierten en un aliado perfecto para el baño, pues sus aromas tienen el poder de relajar, estimular, calmar y sanar cuerpo y mente, pues el olfato conecta con el cerebro, donde se registran las emociones y la memoria. Estos productos naturales se extraen de las hojas, cortezas, semillas, flores o raíces de las plantas por destilación. Sólo los aceites esenciales en estado puro poseen todas estas beneficiosas cualidades, y no así los preparados, por lo que es importante comprar los primeros.

Estos aceites no son los encargados de limpiar la piel, pero tienen otras muchas propiedades, como hidratarla, nutrirla, tonificarla y descongestionarla. No todos los aceites cumplen la misma función, por lo que la clave es elegir el aceite que más nos seduzca o nos convenga, y echar unas gotitas en el agua o mezclarlo con otros aceites neutros, cremas o leches corporales, ya que algunos pueden resultar agresivos si se aplican directamente sobre la piel (el aceite esencial de lavanda es, junto al del aceite del árbol del té, el único que puede aplicarse así). Si lo prefiere, también puede utilizarlo para perfumar un rincón de su casa. Y después, sólo queda relajarse. Una vez creado ese remanso de paz, no hay nada más que hacer para disfrutar de un baño de auténtico placer.

Conozca las verdades y mentiras de la aromaterapia.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie