Automasaje facial: borrar las arrugas con las yemas de los dedos

por hola.com

Los beneficios del masaje sobre el cuerpo y la mente son muchos y variados. La manipulación de la piel y de los músculos contribuye a mejorar el estado corporal y anímico, potenciando la tonicidad y belleza del cuerpo. Un hecho que no sólo se percibe de cuello para abajo, sino también en el rostro. Las contracciones permanentes que se pueden llegar a producir en la cara favorecen el desarrollo de surcos y arrugas profundas, como sucede en el caso del rictus del arco nasogeniano (el que va de las aletas de la nariz a la comisura de la boca) o el del entrecejo.

Los estudios realizados por el C.E.R.I.E.S., instituto pluridisciplinar dedicado al estudio de la piel, han demostrado que un masaje facial que favorezca la relajación muscular contribuye a:

  • estimular la producción de fibroblastos y reorganizar las fibras de colágeno, lo que proporciona firmeza;
  • mejorar la microcirculación cutánea, y con ello, unificar el tono de la tez;
  • potenciar la actividad metabólica, lo que se traduce en una tonificación del tejido.

    Es decir, basta con cinco minutos diarios de automasaje para mejorar notablemente el aspecto y juventud de la piel. Basándose en los resultados de estos estudios, la firma Chanel propone un sistema dual de cuidados que combina masaje + tratamiento cosmético para la piel que comienza a presentar los primeros signos de la edad, tales como la pérdida de firmeza, primeras arruguitas o pigmentación irregular. El eje cosmético está cubierto por su gama Ultra Correction, cremas que combinan activos reafirmantes, nutritivos y antimanchas, completadas con un programa de masaje que se apoya con los guantes especiales de micromasaje que se incluyen con el tratamiento corrector de noche de la línea.

    El masaje gira en torno a tres gestos que se realizan en aproximadamente cinco minutos, y que conviene practicar preferentemente por la noche, para una mayor eficacia del tratamiento. El fin del automasaje es relajar los músculos, alisar las arruguitas y estimular los tejidos.
  • Para borrar los signos de tensión se recomiendan pellizcos profundos y repetidos siguiendo primero la línea de las cejas (siempre de dentro hacia fuera), y después, el borde del labio superior, desde el arco de Cupido hacia las comisuras de la boca.
  • Las arrugas se alisan con pellizcos pequeños, suaves, superficiales y continuados, en perpendicular a las arrugas de la frente, las patas de gallo y los surcos nasogenianos.
  • Para redibujar el contorno del rostro, se estimulan los tejidos profundos mediante pellizcos tónicos, amplios y rápidos, en la parte superior de las mejillas y en las mandíbulas, redibujando el óvalo facial. Esto favorece la oxigenación de los tejidos y activa la producción de fibras de colágeno.
  • Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie