Bocas y dientes sanos

por hola.com

=Consejos (I) *¡Fuera placa! Cepillarse los dientes es el requisito imprescindible para presumir de buena dentadura, además de asegurarnos un aliento fresco. Debe eliminar la placa dental a diario si no quiere enfrentarse a problemas como caries, gingivitis o piorrea. *La técnica también importa. No haga como los niños pequeños, que a menudo se limitan a masticar algo de pasta de dientes. Es importante cepillar toda la superficie de los dientes: la capa externa, la interna, la de masticación y las que contactan con los dientes vecinos. Use la seda dental a diario, es imprescindible para eliminar los residuos de los espacios interdentales. *Dos cepillados diarios ¡como mínimo! Procure cepillarse los dientes tras cada comida, pero sobre todo, no olvide hacerlo por la mañana, al levantarse, y antes de acostarse. *Use el dentífrico apropiado a su caso. No todas las pastas de dientes son iguales. Busque aquella que se adapte a sus necesidades específicas, como la sensibilidad, el cuidado de las encías o protección anticaries. Las más eficaces con las fluoradas y antibacterianas. *Cambie de cepillo regularmente. Estrene cepillo cada tres o cuatro meses para asegurar el buen estado y, por tanto, la eficacia de los filamentos. Lo mismo se aplica a los cabezales de los cepillos de dientes eléctricos. =Consejos (II) *Aprender desde niños. Los más pequeños deben acostumbrarse a cuidar su boca cuanto antes, y saber que usar el cepillo dental, evitar los dulces y las bebidas azucaradas y acudir sin miedo a las revisiones dentales periódicas es fundamental para conseguir unos dientes sanos. *Mantener una dieta equilibrada. La dieta ideal debe ser rica en frutas y verduras, que ayudan a proteger dientes y encías de forma natural. Evite los dulces, las bebidas azucaradas y gaseosas, y use el cepillo dental tras ingerir alimentos ácidos, como el zumo de naranja. El calcio de los lácteos y el flúor de algunas aguas minerales contribuyen a reforzar el esmalte dental. *Extreme las medidas higiénicas en situaciones especiales. Durante el embarazo y la lactancia, los tratamientos ortodóncicos o en hospitalizaciones prolongadas, debe prestarse una atención especial al cuidado oral, y extremar las medidas higiénicas y las revisiones preventivas. *Ataje las enfermedades dentales de raíz. Acuda al dentista en cuanto detecte cualquier problema y se ahorrará muchos problemas. Más vale prevenir que curar… ¡o que arrancar! Hacerse revisiones periódicas es fundamental para asegurar su salud dental y mantener la boca sana durante mucho, mucho tiempo.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie