La depilación más dulce: el "sugaring"

por hola.com

Dicen que con la miel se atrapan moscas, pero… ¿sabía que también se puede cazar el vello indeseado? En este tercer milenio se ha recuperado una técnica antiquísima, que tiene antecedentes en el Antiguo Egipto: el sugaring o depilación con azúcar.

Este sistema se basa en la utilización de una pasta de azúcar que se extiende sobre la piel, al igual que la cera, y al resultar pegajosa y adherente, sirve para llevarse con ella el antiestético vello. Una de las ventajas del sistema es que sirve también para vello muy corto; además, está hecho a base de ingredientes naturales y se usa a temperatura corporal, lo que lo hace adecuado incluso para personas con problemas circulatorios. Un ejemplo es la línea depilatoria Spa Royal.

La piel se prepara limpiándola con un líquido antiséptico, y cubriéndola después con polvos de talco para asegurarse de que esté totalmente seca. Cuando la pasta está "a punto de miel", es decir, untuosa y no demasiado caliente, se extiende por la zona a depilar en una capa muy, muy fina, en la dirección del vello. Se aplica una banda de tela sobre la piel, y con una suave presión, se tira de ella "a contrapelo", es decir, en la dirección contraria al crecimiento del pelo. Así se depila la zona deseada área por área, finalizando el proceso con la aplicación de un spray calmante.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie