La reestructuración facial

por hola.com

=¿En qué consiste? *Lo que diferencia esta técnica de otros tipos de infiltración es que se realiza directamente entre las fibras del músculo, no bajo la piel, por lo que se consigue que la grasa se agarre a éste y se obtenga una mejora permanente del aspecto del rostro. *Es fiel a los rasgos faciales (consiguiendo un aspecto más natural), consigue una mejora gradual (evitando cambios de aspecto radicales o llamativos) y el implante dura largo tiempo, a diferencia de otras técnicas de infiltración, en las que la grasa se reabsorbe en pocos meses. *Eso se consigue siguiendo la dirección de los músculos, para cada uno de los cuales se usa una cánula diferente, llegando a un total de siete cánulas distintas. =¿Cómo se realiza? *El primer paso es siempre un chequeo general del paciente, seguido por la extracción de grasa, que se realiza con cánula blanda para evitar traumatismos. *Esta grasa se centrifuga y se separa en tres capas para así aislar la parte más densa, compuesta por perlas encadenadas de tejido adiposo. *Sólo después se pasa a la infiltración de la grasa, que se realiza siempre en quirófano y que dura unas tres horas. *No hace falta vendar al paciente tras la intervención, pero éste tendrá el rostro hinchado durante los tres o cuatro días siguientes. Los resultados se aprecian a partir de los 10 días de la intervención, aunque se consolidan a partir del mes. *El precio depende la cantidad de grasa a inyectar, teniendo la intervención más sencilla un coste de unas 200.000 pesetas, aproximadamente.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie