Llegó el momento de acordarse de ellos: los pies

Con el otoño vuelven a aparecer los callos y las durezas, y con ellos mil y un remedios para eliminarlos

por hola.com

Quizá son los pies ‘los grandes olvidados’ dentro de la rutina de cuidados corporales, y muchas veces no somos conscientes de la importancia que tienen, pues no se tiene en cuenta que su bienestar es garantía de salud. Desde luego, y sobre todo durante el verano, no dudamos en 'maltratarlos' sometiéndolos a sandalias con tacones de vértigo o exponiéndolos al sol y a los cambios de temperatura sin piedad ninguna.

Con la llegada del otoño los zapatos cerrados vuelven a llenar los armarios y los pies pierden la libertad. Comienzan los dolores, la piel se reseca, se forman grietas en los talones y aparecen los callos. Y todo ello no sólo en mujeres de cierta edad, sino que también es frecuente en personas jóvenes. Sus consecuencias se deben a causas muy diversas: usar zapatos muy estrechos o con tacón muy alto, pasar muchas horas al día de pie, etc.
Por ese motivo debemos tener en cuenta las siguientes consideraciones a la hora de comprar calzado este otoño:

  • Los zapatos deben ser de piel, no demasiado rígidos, de horma ancha y punta redondeada.

  • Entre el dedo gordo y el zapato debe haber una distancia de 15 mm.

  • Hay que evitar que los zapatos aprieten los dedos.

  • No conviene llevar tacones de más de 3 cm de altura, ya que si no, se obliga al cuerpo a inclinarse hacia delante, y tiene como consecuencia la formación de callos, durezas, crea una tensión excesiva en el talón de Aquiles y en la parte delantera del pie...

    Es conveniente, tras seguir estos consejos, tratar los callos y durezas desde el momento en que aparezcan. Para ello existen apósitos para su cura y cuidados como los de Hansaplast o Compeed, con hidrocoloide, que terminan con estos problemas y previenen su aparición.
  • Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie