Los futbolistas también son coquetos

Un reciente estudio confirma que un 88% de los jugadores consideran muy importante el cuidado de su imagen

por hola.com

Si durante estos días la imagen de David Beckham es uno de los temas más comentados en Inglaterra, en España el look de los futbolistas también es objeto de conversación. ¿El motivo? Un reciente estudio acerca de la importancia de la imagen en el mundo del fútbol. Y los resultados no dejan lugar a la duda: los astros del balón son coquetos y ya hablan con soltura del uso de champús especiales, suavizantes, tintes, visitas a la peluquería...

Este sondeo ha sido realizado por un portal de Internet español sobre la caída del cabello (junto con Taylor Nelson Sofres) entre jugadores de Primera y Segunda División, y de él se desprende que un 88% de los futbolistas consideran la imagen como un factor importante o muy importante.

Así lo corroboraron Santiago Cañizares, guardameta del Valencia, y Rafael Alkorta, que no dudaron en afirmar que su aspecto físico influye y es valorado por el público y los aficionados al deporte rey, y no es extraño en un mundo en el que los derechos de imagen y los contratos publicitarios son una de las principales fuentes de ingresos. El propio Cañizares, que se esmera sobre todo en el cuidado de su cabello, lo confirmó: "Sí que hubo un antes y un después de teñirse el pelo". El portero cambió el color de su cabello durante una lesión, pues su peluquero le animó a dar un giro a su 'look' para intentar animarle y parece que le ayudó. Otro experto, por ejemplo, en el cuidado de su imagen y en apuntarse a las últimas tendencias es el jugador del Real Madrid Guti.

Y otro dato curioso: son muchos los futbolistas a los que les aterra que su cabello comience a caerse. El 82% de los consultados de Primera y el 79% de los de Segunda reconocieron que sentirían inquietud, preocupación y angustia si comenzaran a quedarse calvos. Y es que parece demostrarse que no sólo a Beckham le preocupa su imagen.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie