George Bush se pone en forma

El presidente de Estados Unidos anima a sus funcionarios y conciudadanos a practicar ejercicio

por hola.com

Como un atleta experimentado, el presidente George Bush participó en una carrera en Washington, demostrando su buen estado de forma: cinco kilómetros en 20 minutos y 27 segundos. Esta iniciativa forma parte de la nueva campaña en la que se ha implicado el presidente de Estados Unidos, y es que Bush ha decidido declarar la guerra a la grasa.

Así, el presidente movilizó a 400 funcionarios y empleados de la Casa Blanca para que participaran en este recorrido. El mandatario llegó a animar a los participantes constatando que eran mejores trabajadores cuando hacían deporte a diario.

La medida no sorprende, pues el gabinete Bush se ha propuesto acabar con la nicotina, las grasas y el colesterol. De hecho el Congreso norteamericano ha aprobado una resolución en la que se declara la obesidad como una de las mayores amenazas para el país y el propio George Bush ha instaurado un Consejo Gimnástico. Los gimnasios cobran, pues, protagonismo en la Casa Blanca y hasta la primera dama participó en la carrera. El propio presidente realiza ejercicios a diario y pone en forma sus piernas en la cinta de correr. Incluso los alimentos que se sirven a bordo del Air Force One (el avión en el que se desplaza siempre el presidente) se han alterado con un menú mucho más sano. El objetivo es alabar las virtudes, físicas y psíquicas de la práctica de ejercicio, y el presidente es el primero que quiere dar ejemplo.

La medida llega precisamente cuando se han conocido los alarmantes datos sobre la evolución de la obesidad en Estados Unidos, que llega a cifras francamente preocupantes y hace que miles de personas padezcan enfermedades relacionadas con el sobrepeso. Precisamente la obesidad acaba de convertirse en noticia, pues una línea aérea americana ha decidido cobrar una tarifa doble a las personas que presenten un considerable tamaño corporal.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie