Isabella Rossellini: "La belleza es una maldición"

La actriz fue durante años imagen de la firma de cosméticos Lancôme

por hola.com

Hace unos meses, Isabella Rossellini reconocía que estaba envejeciendo: "Eso es precisamente lo contrario al concepto estándar de belleza. Pero no hay nada que yo pueda hacer. Me gustaría encontrarme de nuevo tan atractiva como antes, pero no es fácil". Ahora, en una entrevista con el periódico italiano La Repubblica, la actriz vuelve a sorprender con sus declaraciones sobre la estética. "La belleza es una maldición. Y a mí sólo me ha causado dolor", ha afirmado la que fuera durante casi dos décadas imagen de la firma de cosmética Lancôme.

La actriz no ha dudado en criticar a una sociedad que según ella "valora más el aspecto físico que la inteligencia y la amabilidad". Isabella Rossellini fue durante años icono de belleza, cuando se convirtió en imagen de la firma francesa. Todo ha cambiado ahora e, incluso, de sus palabras se desprende un cierto sentimiento de culpabilidad: "Estoy arrepentida de haber pasado tanto tiempo animando a las mujeres a permanecer jóvenes." Precisamente su inesperada salida de la casa francesa en 1996, cuando tenía 44 años, ha influido más de lo que esperaba, e Isabella ha llegado a reconocer que desde entonces está menos segura de su encanto físico. Y es que aquello fue un mal trago para la actriz, que pronto cumplirá 50 años.

Sin embargo, Rossellini sigue espléndida, cautivando con su innegable belleza. La maquilladora Bobbi Brown ha llegado a decir que tiene un rostro "espectacularmente bello". Parece que la actriz, hija de Ingrid Bergman y Roberto Rossellini quiere seguir siendo el claro ejemplo de que la madurez es compatible con la belleza, y de que se puede ser feliz aun con arrugas. Isabella sigue cosechando éxitos con Manifesto, su propia línea de cosmética para la firma Lancaster, de la que ella misma es imagen.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie