Doña Elena de Borbón-Don Jaime de Marichalar

por hola.com

Era la boda de la primogénita de los Reyes y la ocasión merecía la pena. La Infanta Elena eligió Sevilla para vivir uno de los días más felices de su vida. Fue el 18 de marzo de 1995, en la catedral, en cuyo altar la esperaba Don Jaime de Marichalar. Fue un día sin duda especial para los novios, ahora Duques de Lugo y para toda la Familia Real, que disfrutaba de la primera boda de uno de los herederos al trono.

Cientos de invitados recibieron el calor del pueblo sevillano, que mostró de manera ejemplar su admiración y su cariño por la familia real. Y entre los invitados, miembros de 42 casas Reales de todo el mundo, que acudieron a la capital andaluza para acompañar a Don Juan Carlosy Doña Sofía en un acontecimiento tan importante.

Sevilla hizo el resto: una boda alegre, colorida; una novia radiante, emocionada; un novio elegante, entusiasmado; y un pueblo que gritaba ¡guapa! a la novia en medio de un fervor popular inenarrable.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie