Envases minimalistas

Las firmas cosméticas apuestan por formas y diseños sencillos

por hola.com

Puede ser que en algún momento los confunda con muestras de laboratorio o productos de farmacia, pero no lo son. Es la nueva tendencia en cosmética: se acabaron los grandes ornamentos, los envases suntuosos, el cristal y los colores vivos. Las marcas apuestan ahora por los packagins (envases) casi desnudos; el blanco es el color estrella y el plástico el material más utilizado.

En los últimos meses, la cosmética ha renovado su imagen y se ha centrado en la esencia, en el continente y no en el contenido, sobre todo en lo que a productos corporales y faciales se refiere.

Algunas marcas han prescindido de los envoltorios recargados y han elegido botes de formas y diseños casi estandarizados y, en ocasiones, sin texto que explique cuál es el producto que contiene. El objetivo es que el producto hable y atraiga al consumidor por sí mismo, y no por la apariencia externa.

Prada, que acaba de lanzar su nueva línea de cosmética, se ha apuntado desde el principio a esta tendencia y ya comienzan a hacerse hueco sus inconfundibles frascos blancos. Y es que no hay duda de que, a veces, menos es más.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie