La piel grasa en verano

Con la llegada del calor, aumentan los indeseables brillos del cutis

por hola.com

El calor estimula la producción de las glándulas sebáceas. Ésta es la razón por la que muchas mujeres sienten como, con la llegada del calor, en su piel se multiplican los brillos y aparecen más granitos e impurezas de las deseadas. No sólo por eso: con el aumento de las temperaturas, la grasa natural se licua y derrite como la mantequilla. Si a eso le unimos el sudor o la humedad ambiental, es sencillo observar que, para gran cantidad de personas, el sol no es lo único que brilla en verano.

  • Al igual que los abrigos se guardan en los armarios en invierno, las cremas más untuosas deben reservarse para los climas más fríos. De la misma forma que se lleva ropa más ligera, se debe optar por productos más ligeros, o bien aplicar las mismas cremas pero tan sólo por las áreas más secas de la piel, como las mejillas.
  • En caso necesario, opte por una hidratante específica para cutis grasos. En climas extremadamente húmedos, puede incluso sentir la necesidad de saltarse el uso de hidratante por completo.
  • Recurra a limpiadoras al agua o específicas para piel grasa, que contribuyen a eliminar mejor el exceso de sebo y las impurezas.
  • Es importante exfoliar el rostro una vez por semana o bien usar un tónico exfoliante, como aquellos a base de ácido salicílico, que impiden la acumulación de suciedad en los poros y, con ello, la aparición de puntos negros.
  • No olvide usar bases de maquillaje oil free o libres de aceite, incluso si en invierno recurre a bases muy untuosas.
  • En vez de polvos, utilice los papeles matificantes para acabar con los indeseados brillos.
  • Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie