GRAND HOTEL QUELLENHOF

Belleza y lujo al pie de los Alpes

por hola.com

A Bad Ragaz ya venían los grandes Zares de Rusia a tomar las aguas, y en 1924 y 1926 Rainer María Rilke se alojó en este hotel con vistas a los Alpes. Ahora, a la exquisita restauración del noble edificio, se unen las aguas termales de la región, el magnífico campo de golf de 18 hoyos y la creación de un "club de salud" de más de 3.000 metros cuadrados. El Quellenhof conserva la renovada solera de los grandes hoteles del siglo pasado y unas instalaciones acuáticas con todos los avances tecnológicos.

Sus impresionantes y lujosas piscinas acristaladas de columnatas neoclásicas y aguas termales son perfectas para recuperar las energías perdidas.

Entre todas las facilidades del spa recomiendo la sauna romano-irlandesa, que consiste en un circuito por diversos espacios aromáticos a variadas temperaturas, y la "cascada Tamina", una fuente termal bajo la que nos sumergimos después de disfrutar de un lago exterior climatizado con vistas al paisaje, todo ello ideal para una total relajación física y anímica.

Además, varios tipos de saunas (espléndido el baño turco), salón de belleza, pistas de tenis, gimnasio y una exclusiva "cocina dietética" están a disposición de los clientes del hotel.
Los tratamientos de belleza alternan la cosmética de última generación con técnicas inspiradas en curas naturistas; son muy recomendables las mascarillas aromáticas, los baños de algas, el drenaje linfático, la inmersión en barros y el peeling integral.

Los gourmets no deben perderse el restaurante Bel-Air del hotel, considerado uno de los templos gastronómicos suizos. Se puede viajar en avión a Zúrich y realizar el trayecto hasta Bad Ragaz en coche o en tren. El Grand Hotel Quellenhof pone a disposición de los muy caprichosos su servicio de limusinas para el traslado desde el aeropuerto a Bad Ragaz.
7310 Bad Ragaz. Suiza. Tf: 41 81 303 30 30 E-mail: resortragaz@bluewin.ch Web site. www.resortragaz.ch

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie