Spa Givenchy en Isla Mauricio

Hotel Saint-Géran
Belle Mare. Isla Mauricio.

por hola.com

Rodeado de cocoteros, en un ambiente tropical y con una playa de dos kilómetros. Si cualquier spa nos sumerge en medio de un mundo de ensueño, el de Givenchy en Isla Mauricio es todo un homenaje al lujo sin límites.

Enclavado en uno de los hoteles más exclusivos de la paradisíaca Isla Mauricio, el Saint-Géran -su reciente remodelación ha costado unos 8.000 millones de pesetas- se encuentra en este spa, un lugar privilegiado en un entorno que también lo es: la receta ideal para completar un viaje a este paraíso terrenal con una dosis de bienestar, relax y belleza.

Diseñado en un estilo muy clásico, en colores suaves y relajantes, tiene un ligero toque oriental, inspirado en los grandes templos del Este de la India, cuya cultura ha influido notablemente en las costumbres y el estilo de vida de los habitantes de la isla.

Frente a una laguna, el spa Givenchy del Saint-Géran está totalmente abierto a la luz del día, algo poco habitual. La luz natural se convierte en un elemento fundamental, en contraste con los centros de belleza de las grandes ciudades.

En este universo de culto a la belleza encontramos ocho espaciosas cabinas de tratamiento, una sala de fitness, una sauna, una sala de vapor, una piscina y un salón de peluquería, además de una boutique. Todo para conseguir que los clientes se sientan relajados y mimados.

Sin duda, uno de los lugares más fascinantes es la piscina al aire libre, situada en el corazón del spa y rodeada de zonas de reposo.

Givenchy ha desarrollado una serie de tratamientos exclusivos para este centro, que se podría calificar como la joya de la corona. Uno de ellos es el Ylang-Ylang con música y, a cuatro manos, un relajante masaje. ¿Acaso no es toda una tentación?

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie