Ana Cristina Portillo, al rescate de su hermana Claudia Osborne en la recta final de su embarazo

La hija de Bertín olvidó sus llaves y su hermana pequeña tuvo que saltar el muro de su casa para abrirla desde dentro

Ana Cristina Portillo y Claudia Osborne

Te quedan x días gratis. Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Te quedan pocas horas gratis. Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Estás en tu periodo de prueba gratuita. Sigue disfrutando de ¡HOLA!+.

HOLA.com, tu revista en internet

Tu período de prueba gratuita en ¡HOLA!+ se ha activado con éxito

Disfruta de todo el contenido totalmente gratis durante 7 días.

Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Ya tienes una suscripción activa.

Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Claudia Osborne cuenta los días para poder tener en brazos a Micaela, la hija que espera junto a su marido, José Entrecanales. Todos en la familia están como locos ante la llegada de la pequeña, en especial Ana Cristina Portillo Domecq.

Portada HOLA 4059©Hola
HOLA 4059 Hermanas Osborne©RAM

La hermana pequeña de las hijas de Bertín Osborne y la añorada Sandra Domecq confesaba recientemente a nuestra revista que está muy “¡emocionada!” con la maternidad de Claudia. “Tengo unas ganas de bebé…”, comentaba la pintora y diseñadora, que, aunque está muy unida a todas sus hermanas, quizá está más pendiente de la coach, que aborda la recta final de su embarazo.

HOLA 4059 Hermanas Osborne©RAM
Ana Cristina Portillo Domecq demostró su buena forma cuando tuvo que saltar el muro de la casa de su hermana Claudia, que, seguramente, había olvidado las llaves dentro. Las dos hermanas están muy unidas, como prueban las imágenes, en las que se las puede ver caminando abrazadas.

Tras pasar unos días en la Feria de Sevilla, Ana Cristina regresó a Madrid y se encontró con Claudia, con la que salió a hacer unos recados. Las dos hermanas regresaron a casa de la más mayor y allí se encontraron una situación de lo más divertida: Claudia debió de olvidar las llaves, por lo que Ana Cristina tuvo que saltar el muro para abrir la puerta desde dentro. Una anécdota que puso de manifiesto la buena forma de Ana Cristina.