Se conocieron grabando ‘Luis Miguel, la serie’, donde él interpreta a Alejandro Basteri y ella, a Michelle Salas

Juanpa Zurita y Macarena Achaga, un romance que se consolida

Los últimos capítulos de la serie ahondan en el importante papel de Alejandro Asensi en la vida profesional de Luis Miguel, de 1996 a finales de 2009, años en los que fue su mánager y mano derecha

Juanpa Zurita y Macarena Achaga, actores de Luis Miguel, la serie

Te quedan x días gratis. Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Te quedan pocas horas gratis. Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Estás en tu periodo de prueba gratuita. Sigue disfrutando de ¡HOLA!+.

HOLA.com, tu revista en internet

Tu período de prueba gratuita en ¡HOLA!+ se ha activado con éxito

Disfruta de todo el contenido totalmente gratis durante 7 días.

Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Ya tienes una suscripción activa.

Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Juanpa Zurita, uno de los youtubers mexicanos con más éxito del país azteca (sus casi veintiséis millones de seguidores en Instagram lo confirman), y la actriz argentina Macarena Achaga se conocieron durante el rodaje de Luis Miguel, la serie. Él se puso en la piel de Alejandro Basteri, el hermano de El Sol, y ella interpretó a Michelle Salas, su hija. Y si por exigencias de guion se transformaron en familia, por razones que la razón no entiende se enamoraron. Al principio, fueron muy discretos, pero poco a poco permitieron que la verdad saliera a la luz. En marzo, dejaron de esconderse: primero compartieron unas románticas imágenes en la cumbre del Pico de Orizaba (5.636 metros), la montaña más alta de México; días después, viajaron juntos a un destino exclusivo del Pacífico, Punta Mita, para celebrar los 25 años de él. Desde entonces, han ido lanzando un mensaje cariñoso por aquí, un arrumaco (cibernético) por allá… hasta que, al fin, se han dejado ver, cómplices y muy cariñosos, en un evento público, una prueba más de que su relación se consolida. Se han convertido de la noche a la mañana (o más bien del invierno a la primavera) en una de las parejas más atractivas del panorama artístico. Y sus fans se multiplican a medida que la serie avanza (Macarena “apenas” tiene dos millones de seguidores).

Juanpa Zurita y Macarena Achaga, actores de Luis Miguel, la serie©JDS
Juanpa Zurita y Macarena Achaga, actores de Luis Miguel, la serie©JDS

Cuestiones personales

Mientras que con Luis Miguel, la serie aceptamos sin rechistar una realidad paralela (por ejemplo, que Juanpa Zurita y Macarena Achaga son tío y sobrina), la vida real no se corresponde con el guion (una ficción, después de todo, concebida para atraer audiencia). Como botón de muestra: nunca se produjo el supuesto accidente que, según la serie, ocurrió en Perú en el año 2006, y que afectó gravemente al oído del artista. Por otro lado, detrás del personaje llamado Mauricio Ambrosi (interpretado por el actor español Fernando Guallar) se reconocen rasgos de Alejandro Asensi, mánager de Luis Miguel de 1996 a finales de 2009. Durante trece años, Asensi fue la mano derecha del cantante. Si bien es cierto que una cuestión personal los distanció -en 2008, se vinculó sentimentalmente a Asensi con Michelle Salas-, en el terreno profesional nunca trascendió la existencia de algún problema entre ellos. Es más, cuando a finales de 2009 sus caminos se bifurcaron ninguno realizó el más mínimo comentario al respecto. Se produjo, eso sí, un prolongadísimo y elegante silencio por parte de ambos. De esta manera, y a pesar del distanciamiento, probablemente por respeto a sus años de amistad y a su pasado común, mantuvieron una gran discreción, algo así como un pacto implícito entre caballeros.

Alejandro Asensi fotografiado por Bernardo Doral©Bernardo Doral
Alejandro Asensi fotografiado por Bernardo Doral.

Las cifras objetivas

Visto el asunto desde la distancia, y sin el sesgo de la ficción, las cifras hablan por sí solas de una relación profesional fructífera y jalonada de éxitos y récords. Alejandro Asensi, un negociador hábil y convincente, logró contratos millonarios para su representado con disqueras y marcas comerciales. Por su parte, Luis Miguel seguía con las ganas intactas de comerse el mundo canción a canción. Su voz, su carisma y su perfección lo encumbraron en aquellos años. En 2006, “El Sol” demudó a todos cuando batió un récord en el Auditorio Nacional de la Ciudad de México (El Coloso de Reforma, como lo llaman en su país, tiene un aforo de 10.000 personas). Luis Miguel actuó allí treinta noches consecutivas, todo un hito en la industria de la música. En honor a la verdad, ya llevaba una década prodigiosa cuando enamoró a cientos de miles de personas con sus shows en vivo. A partir de 1996, año en el que Alejandro Asensi comenzó a trabajar a su lado, sus éxitos de público y crítica fueron abrumadores: su tercer álbum de boleros, Romances, logró el puesto más alto jamás alcanzado por un álbum cantado en español, en la Billboard Top 200; por otro lado, actuó cinco noches en el mítico City Music Hall de Nueva York, con lleno absoluto; ganó tres Grammy Latinos en su primera edición; recibió por Nada es igual 30 discos de platino; y un largo etcétera de satisfacciones profesionales, entre las que cabe mencionar su primer disco con mariachi, México en la piel. Precisamente de aquel éxito rotundo que obtuvo, tanto en su país como en España, se derivó la locura sin precedentes del Auditorio Nacional. Pero aún hay un dato más: en 2008, Alejandro Asensi logró un contrato millonario con LiveNation Entertainment, la promotora musical más poderosa del planeta: cerró con ellos 100 conciertos de Luis Miguel. Nunca hasta ese momento un artista, cantando en español, había firmado un contrato de tal envergadura y trascendencia.

Luis Miguel, la serie, en su segunda temporada, está por finalizar (el octavo y último capítulo se retransmitirá el 30 de mayo). De ella, ha nacido un amor con vistas al futuro (el de Macarena Achaga y Juanpa Zurita), algún resquemor, y, como todo en la vida de “El Sol”, con muchas incógnitas aún por resolver.


Más sobre