Acaba de reabrir el castillo de Belmonte, en Cuenca, y continúa capitaneando la Red de Castillos y Palacios de España

Javier Fitz-James Stuart, la cruzada del conde de Montalvo por salvar su castillo medieval

‘Hemos pasado por un período muy problemático y de gran incertidumbre’, cuenta Javier. El castillo de Belmonte pertenece a su familia desde hace casi seis siglos. El conde lo ha restaurado, lo ha abierto al público y está introduciendo las nuevas tecnologías en las visitas

Javier Fitz-James Stuart

Te quedan x días gratis. Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Te quedan pocas horas gratis. Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Estás en tu periodo de prueba gratuita. Sigue disfrutando de ¡HOLA!+.

HOLA.com, tu revista en internet

Tu período de prueba gratuita en ¡HOLA!+ se ha activado con éxito

Disfruta de todo el contenido totalmente gratis durante 7 días.

Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Ya tienes una suscripción activa.

Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Javier Fitz-James Stuart, conde de Montalvo, es descendiente de Juan Pacheco, valido de Enrique IV y el señor más poderoso de Castilla. Además, desciende de la Emperatriz Eugenia de Francia y es sobrino nieto de Cayetana de Alba. Ciertamente, tiene sobradas credenciales para presidir la Asociación de Castillos y Palacios Turísticos de España, que congrega a algunas de las fortalezas y residencias más emblemáticas de nuestro país y que incluye el castillo de Belmonte, en Cuenca, perteneciente a su familia desde hace casi seis siglos.

Javier Fitz-James Stuart©GTres
Javier Fitz-James Stuart, conde de Montalvo, acaba de reabrir las puertas del castillo de Belmonte, en Cuenca.

No ha sido un año fácil para el sector turístico y cultural: pandemia, confinamientos, restricciones… Sin embargo, Fitz-James Stuart se muestra optimista. El castillo de Belmonte, una joya de estilo gótico-mudéjar, acaba de reabrir sus puertas a los visitantes, después de varios meses, y el conde está volcado en la organización de actividades para que los turistas puedan disfrutar del castillo tal como lo hicieron en su día los Reyes Católicos o el actor Charlton Heston, que rodó allí ‘El Cid’. Belmonte ofrece un sinfín de posibilidades —recreaciones históricas, torneos medievales— y el conde no deja de pensar en nuevas experiencias para el visitante, que ahora, cuando llega al castillo, puede acceder con su teléfono móvil a audioguías y a la información del resto de fortalezas que se pueden visitar en la zona.

—¿Qué significa para usted el castillo de Belmonte?

—Para mí es un proyecto al que le hemos dedicado muchos años. Hablo en plural porque no solo me he dedicado yo, sino también mi primo Hernando. Decidimos acometer la reforma del castillo de Belmonte a principio de los dos mil y eso llevó más de cinco años hasta su apertura al público, en dos mil diez. Se trata de un monumento nacional, un bien de interés cultural, pero también colaboramos en reactivar la economía de la comarca. Se abren nuevas casas rurales, restaurantes… La experiencia turística de visitar el castillo de Belmonte y todos aquellos eventos que se celebran en él contribuyen a dar vida a la zona. Es algo muy interesante que intentamos hacer no solo en Belmonte, sino en otros castillos de la zona, haciendo rutas para pasar uno, dos o tres días. Pretendemos informar a los turistas sobre estas propuestas desde la Red de Castillos y Palacios de España. Siempre me gusta recordar que la gente entre y lo vea en la web del castillo de Belmonte y en castillosypalacios.es.

“La gente tiene ganas de salir, divertirse y disfrutar de la vida, que es lo que haremos cuando se termine esta pandemia”, dice el aristócrata, un referente en el turismo cultural español

—Háblenos un poco de los eventos que organizaban antes del ‘parón’ que supuso la pandemia.

—La propuesta principal es un evento llamado Un viaje por la historia, que hace un recorrido por la historia desde el siglo XV hasta el siglo XIX y XX, con personajes principales como son Juan Pacheco, primer Marqués de Viena (quien manda construir el castillo), o la emperatriz Eugenia de Montijo, que fue señora de Belmonte y contribuyó al mantenimiento del Castillo. De ahí sale otra serie de eventos y recreaciones históricas que complementan. En el mes de mayo, por ejemplo, tenemos un evento de recreación histórica que se llama Tercios de las órdenes militares, que llevamos haciéndolo tres años y ha tenido mucho éxito…

Y en septiembre encontramos el Torneo nacional de combate medieval, un deporte de contacto a pie en el que la gente se pone armaduras de época. Es espectacular. Celebramos un mundial en 2014 con la presencia de más de 20 países y más de 500 países que fue un ‘exitazo’. Ahora estamos pendientes de hacer el segundo mundial que por causa de la COVID fue cancelado, y se traspasa al puente de mayo de 2023.

Javier Fitz-James Stuart©GTres
El aristócrata está volcado en la organización de actividades para que los turistas vuelvan a la fortaleza, una joya de estilo gótico-mudéjar con casi seis siglos de historia.

—El castillo ha sido escenario de varias películas, ¿verdad?

—Sí. Una de las más célebres fue la de El Cid de Antony Man en el año 61, con Charlton Heston y Sofía Loren, algo que fue muy importante puesto que dio a conocer el Castillo de Belmonte a nivel mundial. A raíz de aquel rodaje se han hecho otros de películas como Juana la Loca, series de televisión... Y esperamos que en estos espacios se pueda hacer todo este tipo de películas y series de televisión, que cada día proliferan más, y que también sean disfrutados por sus visitantes.

—¿Cómo ha sido la apertura del castillo después de este tiempo cerrado por la pandemia?

—Como le ha sucedido a todos los negocios en España, hemos pasado por un período muy problemático y de gran incertidumbre. La respuesta está siendo muy positiva, teniendo en cuenta que estamos hablando únicamente del turismo de Castilla-La Mancha, puesto que las comunidades entre sí están cerradas. La gente tiene ganas de salir, divertirse y disfrutar de la vida, que es lo que haremos cuando se termine esta pandemia.

Javier Fitz-James Stuart©GTres
Javier Fitz-James Stuart, conde de Montalvo, es descendiente de Juan Pacheco, valido de Enrique IV y el señor más poderoso de Castilla, credenciales más que de sobra para presidir la Asociación de Castillos y Palacios Turísticos de España.

—Cuando se ordenó el cierre el año pasado, ¿qué medidas tomasteis?

—Ha sido muy duro porque hubo un parón y lo que hemos intentado es recuperar todo cuanto antes para que la gente pueda volver a su puesto de trabajo y continuar con la magnífica labor que hace. Hemos vuelto a abrir con la esperanza de que esta vez, con la vacuna, la reapertura pueda ser continuada.

A partir de ahora el Castillo está abierto con todas las medidas de seguridad, y los fines de semana suele venir más gente. Estamos procurando acercar al público el magnífico patrimonio histórico que tenemos, que conozca tanto el castillo de Belmonte como otras propuestas muy interesantes que ofrece la red de Castillos y Palacios de España. Tenemos muchas ganas de volver a ver la alegría que se respiraba aquí, con la cantidad de gente que venía a visitarlo, y creo que lo recuperaremos pronto.

—¿Habéis tenido miedo a nivel económico?

—Más que miedo, preocupación. Ha sido preocupante, pero con ese optimismo de que en un año o año y medio esto pasará. La aparición de las vacunas supuso un gran alivio porque eso sí marca la cuenta atrás de la pandemia para que todos los negocios puedan volver a abrir y la gente pueda moverse libremente por el país.

“Lo que hemos intentado es para que la gente pueda volver a su puesto de trabajo y continuar con la magnífica labor que hace”

—¿Cómo ven ustedes el sector del turismo actualmente?

—Lo vemos de manera muy optimista por cuestiones que hemos comentado anteriormente. Tuvimos la oportunidad de verlo con esa prueba de apertura de unos meses y fue una enorme sorpresa del gran interés por el turismo cultural. Creemos que va a haber un estallido importante en lo que es el turismo nacional porque los viajes al extranjero han estado muy limitados, y se ha visto una gran activación del turismo nacional, con un crecimiento del turismo cultural. Cuando abres las puertas, la gente tiene interés. Estamos seguros de que, cuando superemos la pandemia, volveremos a niveles muy importantes de visitas y podremos poner en marcha el calendario de eventos que atraen a mucho público.

Javier Fitz-James Stuart©GTres
El aristócrata se muestra muy optimista y con ganas de recuperar la normalidad cuanto antes.

—¿Qué sueño tiene Javier Fitz-James Stuart para el futuro?

—En realidad muchos. El reto de rehabilitar este castillo fue uno de ellos, y lo pude cumplir. Ahora estoy llevando a cabo un proyecto que casi es una realidad. Cuando abrimos el Castillo de Belmonte no había apenas turismo extranjero (representaba apenas un 4% más o menos), por lo que, desde la Asociación de Castillos y Palacios, pensamos en abrir una red nacional de patrimonio histórico o red de Castillos y Palacios de España, ya que trabajar en red y dar a conocer el patrimonio histórico cohesionado con la ayuda de la secretaría de turismo es un sueño que se está haciendo realidad. Un reto muy interesante porque va a contribuir a poner el valor el Castillo de Belmonte y otros castillos y palacios que no son tan conocidos y que son auténticas maravillas. El reto es crear la Red de Castillos y Palacios de España, y que la visiten tantas personas como sucede en otros países, dado que poseemos la materia prima. Tenemos que dar a conocer ese patrimonio histórico por medio de diferentes iniciativas como es esta plataforma.

Ése es un sueño realmente a conseguir, consolidar ese proyecto en poco tiempo y tener una red entre 200 y 300 castillos y palacios, los más importantes de España. Hay algún sueño que otro pero este es el principal.